Intel reconoce que no cumplieron sus expectativas en 2019, y 2020 parece que será aún peor

Bob Swan, CEO de Intel, en una carta abierta a los accionistas, clientes, socios y empleados, admitió que el 2019 no fue un buen año para ellos, donde no solo no superaron sus expectativas, sino que no cumplieron las esperadas, y ahora las dudas están en qué sucederá durante el 2020.

Para empezar, los AMD Ryzen ahora son más fuertes, por no hablar de unos Ryzen 4000 para equipos portátiles que no ofrecen opción alguna a Intel, hasta el punto que los Comet Lake-H se estrenarán en el mercado como un producto obsoleto debido a la gran diferencia de consumo energético que requieren para funcionar y aún así están un peldaño por debajo en rendimiento. Por no hablar que ya la gente ha perdido el miedo a comprar a AMD tras más de una década de "compra el que diga Intel", básicamente.

Procesador Intel Core 740x518 0

Si a esto le sumamos que Apple dejará de adquirir procesadores de Intel para dar vida a sus equipos portátiles MacBook, e incluso a sus Mac más básicos con procesadores ARM, pues el año 2020 tiene mucha peor pinta para Intel, y es que Apple ya tiene la inversión hecha para comenzar la transición a finales de este año aprovechando los 5nm de TSMC.

"Nuestra ambición es jugar un papel mucho más importante en el éxito de nuestros clientes [en 2020]. Por lo tanto, tenemos que asegurarnos de que superamos sus expectativas y entregar lo que necesitan cuando lo necesitan. Esto n lo hicimos el año pasado, y eso fue inaceptable", dijo Bob Swan.

"Los clientes buscan en Intel una cadencia predecible de productos y tecnologías de alto rendimiento que son parte integral de su éxito. También buscan productos diseñados para la privacidad y la seguridad, y fabricados de forma sostenible y con un origen ético. La responsabilidad viene con el territorio. Mejoraremos nuestra ejecución", añadió Swan.

Intel Tiger Lake 740x431 1

Intel se encuentra en un punto crítico, donde el problema no es estar estancada en los 14nm. Su mayor problema es seguir estancada en la arquitectura Skylake, mientras que sus 10nm no son capaces de alcanzar altas velocidades y Tiger Lake no parece que le suponga un futuro de dolor de cabeza AMD, pues es un producto únicamente ligado a portátiles de alta autonomía o Ultrabooks.

Si a esto le sumamos los procesadores AMD Zen3 para equipos de sobremesa, plataformas de alto rendimiento y servidores comenzarán a llegar la segunda mitad de año, pues la situación se agrava en todos los mercados.

Con los datos de AMD e Intel sobre la mesa, 2020 será para Intel un muy mal año, la cual debería centrar ya todos sus esfuerzos en renovar su competitividad en el futuro.

"Para mantener viva la visión [de la Ley Moore], estamos innovando e invirtiendo a través de seis pilares de tecnología que alimentarán nuestro liderazgo de producto: proceso de fabricación y empaquetado, arquitecturas, memoria, interconexiones, tecnologías de seguridad y software.

Al mismo tiempo, Intel Labs está investigando enfoques completamente nuevos para la computación, como el neuromórfico, el probabilístico y el cuántico, que podrían abrir oportunidades completamente nuevas", dijo Bob Swan.

Tal y como reflejan las declaraciones, hablan de visión de futuro, y es que siendo sinceros, el presente lo tienen ya perdido, y será cuestión de unos meses (esperar a al menos los resultados financieros de los dos primeros trimestres) que podamos ver el impacto del avance de AMD. Con suerte, en el 2021 Intel podrá plantar cara, no nos neguemos, la competencia es buena, pero con toda la información filtrada, 2021 incluso podría ser un peor año.

vía: PCG

Artículos relacionados