Intel podría pasar por una reestructuración que buscaría dejar de fabricar sus propias CPUs

Las acciones de Intel se han disparado en el día de hoy, y no es para menos, y es que Mark Lipacis, analista de Jefferies, cambió su valoración en torno a las acciones de Intel, las cuales han pasado de estar catalogadas como "bajo rendimiento" a "hold", es decir, que todo el mundo se quede parado y no venda sus acciones, y es que se espera que el valor de las acciones crezca, y eso es lo que estamos viendo ya, donde en el momento de la redacción las acciones ya cuestan casi 61 dólares, es decir, han crecido un 2,3% hasta alcanzar una capitalización de mercado de 256.130 millones de dólares.

¿El motivo de esto?, se especula con un potencial "cambio dramático" en Intel entre el año 2020 y 2021. Intel lleva ya más de un año realizando cambios, comenzando por promover el talento externo, y ha contratado al Gary Patton, anterior Director de Tecnología (CTO) de GlobalFoundries, y se llevó al mismísimo Jim Keller, creador de la arquitectura AMD Zen. Raja Koduri fue otro gran nombre que sonó con fuerza, o Murthy Renduchintala, director de ingeniería de Qualcomm.

Logo Intel 740x341 0

Si con una mano contrataban a nuevos talentos, con otra los despedidas, como Rajeeb Hazra, el vicepresidente corporativo del Grupo de Centros de Datos de Intel y Gerente General del Grupo de Empresas y Gobierno que fue despedido en noviembre. Ahora se ha dado a conocer de que no solo han llegado caras nuevas, sino que Intel se encuentra preparando una reestructuración interna que cambiará notablemente las cosas tal y como las conocemos.

Aunque los detalles son escasos, se habla de una reestructuración dirigida a impulsar las ganancias de Intel. El analista especula que la reestructuración podría venir en forma de la desinversión del negocio de memorias (Optane), recortando los gastos de SG&A y, curiosamente, vendiendo sus fábricas a un rival para hacer la transición a un modelo sin fábrica. Es decir, que operaría igual que AMD, ellos diseñan el silicio, y una fundición es la encargada de darle vida.

Con este método, si quisiera, Intel no solo podría dar el salto a los 7nm este año, sino que incluso podría aprovechar los 5nm de TSMC, y es que, si esperamos por las propias fábricas de Intel, no veremos los 7nm hasta el cuarto trimestre de 2021. Si a eso le sumamos que tiene problemas para producir CPUs a 10nm, y que también tienen problemas con los 14nm, que no se solucionarán hasta el 2021, parece que el modelo "fabless" resulta incluso interesante para un gigante como Intel.

Cuando el río suena, agua lleva, así que tocará esperar para ver si esto finalmente se cumple.

vía: Wccftech

Kioxia

Artículos relacionados