SpaceX no quiso mover su satélite Starlink 44 a pesar de la advertencia de colisión con Aeolus

Parece que ya hay problemas de tráfico en el espacio que rodea nuestro planeta, y es que la Agencia Espacial Europea (ESA) tuvo que realizar una maniobra de emergencia para evitar que su satélite de observación Aeolus colisionada con el satélite Starlink 44 de SpaceX, el cual está orientado a ofrecer conexión a Internet.

Los expertos de la ESA calcularon que existía una probabilidad de 1 entre 1.000 de que estos dos satélites colisionaran en el espacio. Esa es una pequeña posibilidad, pero fue suficiente para que la ESA decidiera intervenir y modificar la órbita.

"Informamos a SpaceX, quien respondió y dijo que no planean tomar medidas", dijo a Forbes Holger Krag, jefe de la Oficina de Desechos Espaciales de la ESA. Los satélites SpaceX deberían tener sistemas automáticos para evitar colisiones, pero este sistema no se utilizó y no está claro por qué.

Starlink de SpaceX 740x493 0

En cambio, el satélite Aeolus de la ESA activó sus propulsores para alejarse del área, media órbita antes de que se produjera la posible colisión. En el futuro, la ESA planea automatizar el proceso de prevención de colisiones satelitales usando la Inteligencia Artificial, pero por ahora no queda más remedio que realizar estos ajustes de forma manual.

"Es muy raro realizar maniobras para evitar colisiones con satélites activos", dijo la ESA en Twitter. "La gran mayoría de las maniobras de evitación de la ESA son el resultado de satélites muertos o fragmentos de colisiones anteriores".

El satélite de la ESA ocupó esta región particular del espacio nueve meses antes de que llegara el satélite Starlink. Sin embargo, no hay leyes sobre el tráfico espacial y qué regiones pueden ocupar los satélites. Este incidente resalta la necesidad de un enfoque internacional organizado para el tráfico espacial.

Esta no es la primera controversia relacionada con el proyecto Starlink. Anteriormente, los astrónomos se quejaron de que el lanzamiento de los satélites causó problemas a los telescopios. Los paneles solares de los satélites los hicieron más reflectantes y brillantes en el cielo, aunque esto se redujo una vez que se orientaron correctamente. También se le suma la pérdida del control de tres de sus satélites Starlink durante el primer mes después del lanzamiento.

vía: Engadget

Artículos relacionados