MSI

Los AMD Ryzen 9 3950X se retrasan, llegarán finalmente en Noviembre con la 3ª Gen de Threadripper

AMD ha anunciado novedades respecto a su procesador tope de gama para la escritorio, el Ryzen 9 3950X, el que tendrá el placer de convertirse en el primer procesador de 16 núcleos y 32 hilos de procesamiento en llegar a una plataforma de consumo. Por desgracia estas novedades son una mala noticia, y se traducen en un retraso en la fecha de lanzamiento.

Se esperaba que el AMD Ryzen 9 3950X llegará a finales del vigente mes de septiembre a un precio de 749 dólares (799 euros) luciendo 16 núcleos y 32 hilos a una frecuencia Base/Turbo de 3.50/4.70 GHz con 72 MB de caché L3 y un TDP de 105W, pero finalmente este procesador terminará llegando en noviembre.

AMD Ryzen 9 3950X 1 740x380 0

El motivo, según la propia AMD,  es que se están centrando en la fuerte demanda de los procesadores AMD Ryzen de 3ª Generación ya disponibles en el mercado, por lo que han decidido retrasar el lanzamiento para realizar un lanzamiento conjunto con su 3ª Gen de procesadores Ryzen Threadripper, donde el principal reclamo de su mercado de alto rendimiento será la incorporación de procesadores de hasta 64 núcleos y 128 hilos de procesamiento al igual que los EPYC 'ROME', con la diferencia de que ofrecerán una configuración de memoria más reducida y admitirá un menor número de líneas PCIe 4.0.

"Nos estamos enfocando en satisfacer la fuerte demanda en el mercado de nuestros procesadores AMD Ryzen de tercera generación y ahora planeamos lanzar en noviembre tanto el AMD Ryzen 9 3950X como los miembros iniciales de la familia de procesadores AMD Ryzen Threadripper de tercera generación. Estamos seguros de que cuando los entusiastas tengan en sus manos el primer procesador de escritorio del mundo con 16 núcleos, y nuestra próxima generación de procesadores de escritorio de alta gama, la espera habrá merecido la pena."

Por otro lado, hay que recordar que TSMC anunció la saturación de su proceso de fabricación de 7nm, lo que derivaría en que los pedidos de AMD, y otras compañías que emplean su proceso de fabricación, verían como los plazos de entrega de sus productos se multiplicarían por tres, por lo que quizás AMD quiera aprovechar las obleas disponibles con unos procesadores que se están vendiendo como pan caliente y evitar cualquier rotura de stock.

Artículos relacionados