El renovado Samsung Galaxy Fold sigue ofreciendo una pantalla absurdamente delicada

Llega la primera prueba de durabilidad del renovado Samsung Galaxy Fold, y por desgracia, este extremadamente caro terminal seguirá siendo muy delicado, hasta el punto que incluso sería recomendable no llevarlo nunca a ningún lugar donde el viento pueda mover mucho polvo, o menos aún, a la playa, ya que tienes muchísimas papeletas para entrar a la playa con un smartphone plegable y salir con un bonito pisapapeles, y es que en las bisagras sigue entrando el polvo y pequeñas piedras, aunque el terminal se encuentre cerrado.

Galaxy Fold 740x416 0

Si bien la pantalla externa de 4.6 pulgadas que ofrece el terminal tiene una escala de dureza de 6 Mohs, como cualquier otro smarpthone, la pantalla plegable de 7.3 pulgadas fabricada en polímero es muy delicada, ya que ofrece una escala de dureza de 2 Mohs, por lo que la pantalla se puede dañar con las propias uñas de nuestros dedos.

Por lo demás, el chasis es bastante robusto, y los acabados son de gran calidad, pero los problemas de la versión original se mantienen: una pantalla que puede dañarse con extrema facilidad, y unas bisagras que generarán un molesto ruido, incluso daños al dispositivo, cuando se acumule el polvo en su interior. Algo incomprensible para un terminal que supera los 2.000 euros de precio.

Artículos relacionados