Nvidia dará soporte CUDA a las CPUs ARM para una nueva generación de superordenadores eficientes

Nvidia anunció hoy en la Conferencia Internacional de Supercomputación, que tuvo lugar en Alemania, que dotarán a los procesadores ARM de soporte a su software a finales de año, y esto se traduce en dar vida a una gran cantidad de superordenadores de bajo consumo donde las CPUs ARM ahora podrán acceder a todo el software relacionado con la Inteligencia Artificial, el High Performance Computing (HPC), y acceso a más de 600 aplicaciones HPC y frameworks de Inteligencia Artificial, y con ello abre las puertas a una arquitectura que está comenzando a rivalizar en muchos aspectos con la x86 liderada por Intel junto a AMD.

Nvidia Logo en edificio 740x417 0

"Los superordenadores son los instrumentos esenciales del descubrimiento científico, y lograr la supercomputación a gran escala expandirá dramáticamente la frontera del conocimiento humano", dijo el CEO de Nvidia, Jensen Huang, en el anuncio de la compañía.

"La combinación de la computación acelerada por CUDA de Nvidia y la arquitectura CPU energéticamente eficiente de ARM dará a la comunidad HPC un impulso a la expansión".

"ARM está trabajando con nuestro ecosistema para ofrecer aumentos de rendimiento informático sin precedentes y capacidades de clase exescala para SoCs basados en ARM", dijo Simon Segars, CEO de ARM.

"Colaborar con Nvidia para llevar la aceleración de CUDA a la arquitectura de ARM es un hito clave para la comunidad HPC, que ya está implementando la tecnología de ARM para abordar algunos de los desafíos de investigación más complejos del mundo".

Esta noticia tampoco es que nos sorprenda, pues ya hemos visto como Nvidia y ARM han colaborado en muchísimos campos, partiendo por los SoC Tegra X1 con CPU ARM y los CUDA Cores de Nvidia que dieron vida a las Nvidia Shield o a la propia Nintendo Switch, por no hablar de de sus ordenadores para otorgar a los vehículos capacidades de conducción autónoma.

El movimiento es solo el último empuje en el mercado de computación de alto rendimiento para Nvidia, que recientemente pagó 6.900 millones de dólares para adquirir a Mellanox, un fabricante de chips israelí enfocado en redes de servidores. La adquisición fue la más grande en la historia de Nvidia.

Artículos relacionados