Amazon Game Studios tiene problemas con el motor gráfico Lumberyard: juegos cancelados y despidos

Amazon Game Studios está teniendo serios problemas, y es que, según los informes del Wall Street Journal, la división de juegos de Amazon está luchando por mantenerse a flote debido a las dificultades que están pasando a la hora de desarrollar sus títulos con el motor gráfico Lumberyard.

Hay que recordar que este motor gráfico bajo la licencia de Amazon está basado en el CryEngine de Crytek, y que compró por 70 millones de dólares, dinero que parece que ha sido tirado a la basura por que el CryEngine es el mejor motor gráfico que existe, pero tiene un serio problema, que es el más complicado de utilizar, y es por ello que es una de las principales razones de su baja adopción en los juegos, sólo habiéndose empleado en juegos avanzados a su tiempo, como el Crysis o el Star Citizen.

Amazon Game Studios 740x389 0

"A pesar de nuestros esfuerzos, no logramos dar vida al juego lo que todos esperábamos que fuera", escribió el personal de Amazon el año pasado cuando se canceló Breakaway. Resulta que un juego adicional también fue cancelado pero nunca fue anunciado oficialmente. El único juego de Amazon Game Studios lanzado fue una gran decepción, 'The Grand Tour Game', basado en el popular programa The Grand Tour.

"El software, un motor gráfico conocido como Lumberyard, no fue diseñado para el tipo de juegos multijugador que Amazon quería hacer, y los esfuerzos de la compañía para reorganizarlo han resultado difíciles", dijeron los empleados actuales y anteriores al Washington Post. "Como resultado, hacer Breakaway, por ejemplo, fue como conducir un tren mientras las vías aún estaban siendo establecidas".

"Todavía están solucionando los problemas de lo que significa poseer y mantener su propio motor", dijeron los miembros de Amazon Game Studios.

Aparentemente, Amazon incluso está rechazando la idea de cambiarse a un motor gráfico estándar de la industria como el Unreal Engine 4. Si este movimiento tuviera lugar, significaría tirar a la basura los 70 millones de dólares, aunque a la larga, podría ser la única forma de frenar la cancelación de sus juegos y docenas de empleados despedidos.

vía: GameDebate

Artículos relacionados