Acusan a Epic de tener a sus trabajadores trabajando más de 70 horas a la semana en Fortnite

Hace unas horas indicábamos que Apex Legends se había desinflado mientras que Fortnite se había mantenido estable, y un gran motivo de peso se debe a que Epic Games consigue que su título no aburra tan rápido gracias a que recibe contenido a pasos agigantados, y esto ahora se ha vuelto en un problema para la compañía, ya que las fuentes están dando a conocer que, detrás del juego, esto se traduce en que los empleados están trabajando entre 70 y 100 horas a la semana para mantener a flote el juego gracias al cumplir con el programa interno de actualización.

Fortnite 740x416 0

"Si una actualización saliera a la naturaleza y se produjera una reacción negativa. Alguien por encima de nosotros diría: 'Necesitamos cambiar eso', y todo el mundo saldría de lo que estaba haciendo, y se les diría a las personas que cancelaran sus planes, porque iban a tener problemas hasta que no se resolviera este fallo añadido al juego. No tuvo fin. Es excelente para apoyar a la comunidad y para el público. Pero eso tiene un precio», explicó una fuente que quiso mantener su anonimato.

De hecho, según las fuentes de Polygon, que incluyen personal a tiempo completo y contratistas que trabajan en los equipos de desarrollo, control de calidad y servicio al cliente de Epic, hasta 100 empleados trabajan un promedio de 70 horas a la semana, y otros incluso llegan a las 100 horas de trabajo semanales.

"Todo se debe hacer de inmediato. No se nos permite dedicar tiempo a nada. Si algo se rompe (un arma, por ejemplo), no podemos simplemente desactivarla y arreglarla con la próxima actualización. Tiene que arreglarse de inmediato, y pese a ello, todavía estamos trabajando en el parche de la próxima semana. Es brutal".

Como era de esperar, no podían faltar las historias de aquellos empleados que no pueden o no quieren trabajar en una crisis "constante". Algunas fuentes afirmaron que no trabajar horas extras era "una marca en contra de su carácter" y que era perjudicial para las perspectivas futuras dentro de la empresa, mientras que otros recordaron a colegas que se habían negado a trabajar los fines de semana ya que eran horas extra voluntarias.

Según los informes, las cosas eran igual de malas para los contratistas. "Todo lo que [la gerencia] quería era gente que fuera desechable", dijo una fuente, "Un tipo de alto cargo diría: 'Solo consigue más cuerpos'. Así se llamaban los contratistas: cuerpos ". Y los contratistas que se negaron a trabajar las horas extraordinarias opcionales, veían como "muy probable que su contrato no se renovara".

"Están matando a la gente. Algo tiene que cambiar. No puedo ver cómo podemos seguir así por un año más. Al principio, estaba bien, porque Fortnite fue un gran éxito y eso se sintió bien. Estábamos resolviendo problemas que eran nuevos para Epic: cómo ejecutar un gran juego global como un servicio en línea. Pero ahora la carga de trabajo es infinita".

Artículos relacionados