Rocket Lab lanza con éxito su cohete Electron con el nuevo satélite de DARPA

En la noche de ayer, la empresa privada Rocket Lab lanzó con éxito su cohete, o mejor dicho, microlanzador, Electron. Con 17 metros de alto y 1,2 metros de diámetro propulsado por 9 motores Rutherford, lo que le otorga un bajo consumo con la potencia suficiente para llevar a la órbita heliosíncrona (500 km de altura) una carga útil de hasta 300 kg de peso, eso sí, el cohete ya no es capaz de volver a la superficie y aterrizar, por lo que termina desintegrándose.

Rocket Lab

Como carga útil se llevó el satélite R3D2 (Radio Frequency Risk Reduction Deplyment Demonstration) de DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa) de 150 kilogramos de peso. Este satélite desplegará un nuevo tipo de antena de membrana reflectarray con unos 2,25 metros de diámetro. La antena, hecha de una delgada membrana de Kapton, se empaqueta herméticamente para el almacenamiento durante el lanzamiento y luego se despliega al alcanzar la órbita terrestre baja.

R3D2 monitoreará la dinámica de despliegue de la antena, la capacidad de supervivencia que presenta y las características de radiofrecuencia (RF) de una antena de membrana en órbita terrestre baja. La antena podría permitir múltiples misiones que actualmente requieren grandes satélites para incluir comunicaciones de alta velocidad de datos a usuarios desfavorecidos en el terreno.

Una demostración exitosa también ayudará a demostrar que es una nueva forma de lanzar una antena menos pesada, con menor tiempo de desarrollo y de menor coste, permitiendo al Departamento de Defensa, así como a otros usuarios, aprovechar al máximo el nuevo mercado comercial para enviar pequeñas cargas de peso al espacio a un precio económico. El diseño, desarrollo y lanzamiento de satélites tomó apenas 18 meses.

Artículos relacionados