El iPhone XR de 20.000 dólares o cómo consigue Apple la alta seguridad de sus iPhone

Cuando hablamos de filtraciones, hay una compañía del mercado tecnológico que las repudia más que ninguna otra. Mientras que algunas firmas incluso filtran 'sin querer' algunos datos de un terminal o dispositivo, para incendiar las redes sociales o el mercado, otras empresas como Apple intentan hermetizar al máximo sus acciones.

Y es que entre estas acciones no sólo se encuentra el aspecto de los dispositivos de la manzana mordida (sobre todo de sus iPhone), sino que existe otro elemento más importante: su seguridad. Gracias a la información proporcionada en un exhaustivo informe publicado por Motherboard, hoy os contaremos todos los secretos de la gran seguridad que tienen los iPhone de Apple.

iPhone Apple versión desarrollador

El 'Secure Enclave', el elemento más importante

Para empezar a explicar el método de seguridad de Apple, tenemos que comenzar hablando del 'Secure Enclave' (Enclave de Seguridad, en español). Este elemento se trata de una porción de silicio separada del resto, que se encuentra presente en los modelos de iPhone que parten del 5S en adelante. Como es evidente, en los iPhone XS, XS Max, y XR podemos encontrar este elemento, que es el responsable de encargarse de los procesos criptográficos a nivel de hardware más profundos.

Acceder a este Secure Enclave es imposible si se tiene un dispositivo calificado como 'Production fused' (producción fundida, en español). Estos son los mismos terminales que podemos comprar en cualquier tienda, y son bautizados de esta forma porque, literalmente, uno de los pins de la placa base de los iPhone es fundido y eliminado en la fase de producción.

iPhone Apple versión desarrollador

Este mismo pin es el que permite a la placa comprobar si el terminal es un dispositivo de producción, normal y corriente, que llegará al consumidor, o se trata de un iPhone para desarrolladores de Apple. Estos últimos dispositivos son iPhones idénticos al resto de unidades en apariencia, pero no en su interior. Y es que incorporan Switchboard, la app store de los de Cupertino para empleados de la compañía.

Conectando uno de estos terminales a un ordenador Mac, usando el cable de seguridad propietario de Apple, conocido como Kanzi, un investigador puede conseguir acceso root al sistema, y acceder a todos los secretos de seguridad del procesador de Apple.

Es por ello que los terminales de desarrolladores son de los más caros que podemos encontrar en el mercado. De este modo, un iPhone 8 Plus en versión 'Dev-fused' puede costar alrededor de 5.000 dólares, mientras que un iPhone XR alcanza los 20.000 dólares en el mercado.

Artículos relacionados