Un hombre en Texas muere después de que su cigarrillo electrónico le explotara en la cara

La oficina del médico forense del condado de Tarrant, en Texas, ha dado a conocer que un hombre llamado William Brown, de 24 años de edad, murió el mes pasado después de que su cigarrillo electrónico explotara. Tras la explosión, el hombre tuvo la mala suerte de que algunos de los fragmentos del dispositivo cortaron una arteria importante de la cara provocándose la muerte.

[La abuela de William] dijo que la batería derritió el plástico de su vehículo y que envió metralla a la cara y al cuello de su nieto. También indicó que su vehículo estaba cubierto de sangre y que su nieto salió del mismo para buscar ayuda antes de que lo llevaran al hospital. Por desgracia, murió a los dos días después de estar ingresado en el hospital.

“Cuando le hicieron una radiografía, encontraron un trozo del cigarrillo, el metal incrustado hacia donde la sangre fluye hasta el cerebro”, dijo Alice Brown.

cigarrillo electrónico

Por desgracia, no se ha dado a conocer el modelo exacto del cigarrillo que le provocó la muerte, pero según los expertos, entre 2015 y 2017, sólo en los Estados Unidos, “hubieron 2.035 explosiones de cigarrillos electrónicos y quemaduras“. Uno de los casos más sonados del país fue en pasado mes de mayo de 2018, cuando un hombre de Florida “murió después de que su vapeador explotara y enviara dos pedazos de metralla a su cerebro“.

Obviamente, esta noticia no llega para infundir un miedo sobre la utilización de los vapeadores o cigarrillos electrónicos, sino recordar a los usuarios que deben comprar productos de calidad y no reemplazar las baterías por unas de baja calidad adquiridas desde portales chinos.

vía: HOCP

Artículos relacionados