Los fabricantes de placas base sufren la burbuja criptominera y el letargo de Intel

Los fabricantes de placas base han comenzado a pagar las consecuencias de producir de forma indiscriminada placas base pensando en los mineros de criptomonedas, y esto está teniendo repercusión ahora mismo, ya que se espera que durante el primer trimestre de 2019 los envíos de todos los fabricantes que respaldaron la producción de estas placas base se reduzcan de forma significativa y con ello la predicción de ingresos.

Las fuentes de la industria también señalaron que los envíos de placas base en todo el mundo se redujeron en más del 10% en el 2018 respecto a los de 2017, ya que la demanda de actualización de hardware se mantuvo débil. Esto se debió principalmente a los procesadores de gama de entrada y de gama media de Intel, que han sufrido una grave escasez de stock y aumento de precios.

ASRock X370 Pro BTC 2 740x316 0

Las fuentes indican que es probable que Gigabyte Technology, Biostar Microtech International y Elitegroup Computer Systems (ECS) sufran aún más reducciones en los envíos debido a las  grandes cantidades de stock existente para la gama de entrada que aún no se le ha dado salida. También se espera que la rentabilidad de los proveedores de sus negocios de placa base se desplome en 2019.

En 2018, los envíos de placas base de todas las marcas en todo el mundo fueron de alrededor de 40 millones de unidades, donde Asustek (Asus) se llevó el primer puesto enviando alrededor de 14-15 millones, Gigabyte 10 millones, MSI seis millones y ASRock cuatro millones. Con la caída del sector minero de la criptomoneda, el sector gaming se convertirá en el principal foco de marketing para los proveedores en 2019.

vía: Digitimes

Artículos relacionados