Adaptive Sync para las GPUs Maxwell no entra en los planes de Nvidia

Si acabas de salir de una cueva, justo en el día de ayer Nvidia lanzó unos nuevos controladores gráficos para que sus GeForce GTX 10 y GeForce RTX fueran compatibles con el estándar abierto VESA Adaptive Sync, o el AMD FreeSync, que fue el pionero, y esto se traduce en que los usuarios con una de estas gráficas de Nvidia ya no están obligados a comprar un monitor G-Sync para disfrutar de una perfecta fluidez de juego.

Nvidia GeForce GTX 980 Ti vs TITAN X 1024x461 0

Por desgracia, esta actualización se dejó a una gran cantidad de usuarios con gráficas GeForce GTX 900 Series (Maxwell), y por ahora todo seguirá así, ya que un representante de la compañía, en el foro oficial de Nvidia, respondió a la pregunta de un usuario sobre "cuándo llegará el soporte Variable Refres Rate a la serie GeForce GTX 900", a lo que respondió "lo siento, pero no tenemos planes de otorgar este soporte a las GPUs Maxwell e inferiores".

De esta forma, todos los usuarios que quieran aprovechar sus monitores AMD FreeSync o VRR tendrán que actualizar sus tarjetas gráficas, un movimiento también algo lógico, ya que ninguna de estas gráficas son capaces de mover juegos modernos a una alta tasa de imágenes por segundo, por lo que esta tecnología no se puede aprovechar más allá de títulos muy contados como puede ser un Counter Strike o el Overwatch, que son juegos competitivos muy poco exigentes a nivel gráfico que permiten escupir una gran cantidad de FPS.

vía: TechPowerUp

Artículos relacionados