Sumergir un portátil en 3M Novec y hielo seco para que el Core i7-8750H vaya @ 4.10 GHz

El conocido overclocker alemán ‘der8auer‘ mostró hoy algo que hasta ahora no habíamos visto, un ‘overclock’ extremo en un portátil gaming, concretamente al procesador Intel Core i7-8750H que integraba.

Al igual que sucede con las CPUs y GPUs de equipos de sobremesa, a la hora de la verdad los datos cosechados no sirven de nada en el mundo real, pues se emplea el nitrógeno líquido para alcanzar un rendimiento que sin este no sería posible conseguir.

MSI GS65 sumergido en 3M Nove con hielo seco

Con el portátil de hoy sucede lo mismo, así que no te hagas ilusiones, pues para conseguir el máximo rendimiento posible tuvo que sumergir el portátil en 3M Novec, un líquido no conductor que suele usarse para apagar incendios donde el agua común termina dañando equipos electrónicos, por lo que suele usarse en bancos u hospitales. Una vez sumergido, nos muestran como este procesador de 6 núcleos y 12 hilos de procesamiento integrado en el MSI GS65 no es capaz de pasar la barrera de los 2.80 GHz debido a que sus núcleos superan los 90ºC.

De esta forma, para alcanzar el rendimiento real que estipula Intel, 4.10 GHz, fue necesario añadir hielo seco al 3M Novec para reducir la temperatura por debajo de los -52ºC. Una vez reducida la temperatura del líquido, el portátil pudo alcanzar el rendimiento real de su procesador, viendo como la prueba de rendimiento Cinebench R15 pasó de arrojar unos iniciales 710 puntos hasta alcanzar los 1170 puntos (alcanzando los 12ºC), es decir, 65 por ciento de mejora, o dicho de otra forma, que los 6 núcleos en un portátil generan tanto calor que estamos perdiendo hasta un 65% de rendimiento.

Artículos relacionados