El CEO de Mozilla dice que el cambio de Microsoft Edge a Chromium es terrible para la web

Microsoft anunció en el día de ayer la muerte de su navegador Edge, una muerte simbólica, por que su muerte tiene que ver a nivel de código interno. Será un navegador completamente distinto al ejecutarse en la plataforma Chromium de Google, es decir, la misma que impulsa al propio Chrome. Al hacerlo, el CEO de Mozilla, Chris Beard, dijo que ese movimiento es terrible, pues está otorgando a Google demasiado control sobre la web.

Chris Beard Mozilla Firefox 740x439 0

“Esto puede sonar melodramático, pero no es … la decisión de Microsoft le da a Google más capacidad para decidir por sí solo qué posibilidades están disponibles para cada uno de nosotros”, afirmó Chris Beard en una publicación en la web oficial de la compañía.

El plan de Microsoft es destruir gradualmente su navegador Edge al desprenderse de sus motores EdgeHTML y Chakra Javascript, y reemplazarlos con los motores V8 y Blink de Google. Desde la perspectiva de Microsoft, este movimiento fomentará una mejor compatibilidad en la web.

“Nuestra intención es alinear la plataforma web Microsoft Edge simultáneamente con los estándares web y con otros navegadores basados ​​en Chromium. Esto brindará una compatibilidad mejorada para todos y creará una matriz de prueba más sencilla para los desarrolladores web”, dijo Microsoft.

Chris admite que el movimiento de Microsoft tiene sentido desde un punto de vista comercial, ya que puede no ser rentable continuar luchando contra el dominio de Google en la experiencia web en general. Sin embargo, él siente que Microsoft está haciendo un daño a los usuarios al “renunciar a la libertad y la elección que una vez nos ofreció Internet“.

“Desde una perspectiva de empoderamiento social, cívico e individual, ceder el control de la infraestructura fundamental en línea a una sola empresa es terrible. Por eso Mozilla existe. Competimos con Google no porque sea una buena oportunidad de negocios. Competimos con Google porque la salud del Internet y la vida en línea dependen de la competencia y la elección. Dependen de que los consumidores puedan decidir que queremos algo mejor y de actuar”, dijo.

Artículos relacionados