Intel lanza su Optane SSD 905P M.2, requiere de un disipador que no se vende para su funcionamiento

Intel comenzó a lanzar en los Estados Unidos su Optane SSD 905P M.2, el cual llega en un formato 22110 (22 x 110 mm) que requiere de placas base 'especiales' para su funcionamiento. Si bien la mayoría de placas base gaming de gama media-alta soportan el estándar 22110, el problema está en algo que tiene que ver con el título, que las que incluyen disipadores únicamente lo hacen para SSDs M.2 2280, que es el estándar de las unidades SSD.

Intel Optane SSD 905P M 1 740x158 0

Por desgracia, el tamaño no es que sea un problema, pues siempre podremos comprar una placa base compatible si queremos adquirir una unidad de "almacenamiento" (caché) de este tipo, y es que ha sido la tienda Newegg donde ha comenzado a venderse la unidad, con un aviso indicando de que la unidad requiere de "una solución de refrigeración térmica adicional" para su uso.

Lo más gracioso es que no se da ninguna recomendación de ello, pues no se puede comprar un disipador específico para esta unidad. Intel mostró inicialmente esta unidad cubierta por un disipador pasivo fabricado por EK Water Blocks, incluso hace unos meses, en la Computex, la unidad se mostraba con el disipador, pero cuando la unidad se ha puesto a la venta de este disipador no se sabe nada. EK vende por separado un disipador similar pero para las unidades de 80 mm.

Intel Optane SSD 905P M 2 1

Al preguntarle a Intel, esta indicó que se encuentra trabajando con EK para proveer a los usuarios de un sistema de refrigeración "de forma gratuita". Pero aquí hay otro problema, y es que el usuario será el encargado de revisar bastante bien lo que va a comprar y garantizarse de que comprará un bundle con la unidad de almacenamiento y el disipador, pero si a día de hoy esta unidad se vende sin disipador, y aún la compañía está conversando con EK para lanzar un sistema de refrigeración definitivo, queda bastante claro que esta solución es a largo plazo. También deja patente que si cualquier usuario compra ahora la unidad, no podría reclamar el disipador más adelante, salvo que EK lo lance a la venta y pase por caja.

Esto se traduce en que toda aquella persona que compre la unidad deberá buscar soluciones personalizadas que permitan disipar la unidad para evitar problemas de rendimiento y minimizar el desgaste de la unidad, ya que la exigencia del uso de un disipador se debe a las altas temperaturas que alcanza.

vía: TweakTown

Artículos relacionados