Adiós a la tecnología Nvidia RTX, al DLSS y a Vulkan en el Final Fantasy XV

En el día de ayer anunciábamos la cancelación del desarrollo del Final Fantasy XV, lo que implica la eliminación de tres de los cuatro nuevos capítulos que iban a llegar en el 2019, pero que de forma colateral afectará a Nvidia y a los usuarios con una gráfica Nvidia GeForce RTX, y es que el título de Square Enix era uno de los títulos estrellas en adoptar antes que nadie las tecnologías promovidas por la nueva generación de GPUs de Nvidia.

Esto se traduce en que el Final Fantasy XV finalmente nunca implementará la tecnología Nvidia RTX (Raytracing), por lo que el primer juego en integrar esta tecnología debería ser el Battlefield V o el Shadow of The Tomb Raider en algún momento del primer trimestre de 2019. Por otro lado, el juego no se actualizará para añadir la API Vulkan, la cual prometía un mejor desempeño gráfico respecto a la API DirectX 12, y por último, la tecnología de anti-aliasing Nvidia DLSS se ha quedado como un mero benchmark.

Nvidia Turing FF XV DLSS vs TAA 3

De esta forma, la única tecnología propietaria de Nvidia que se llegó a implementar pensando en las GeForce RTX ofrece una nula utilidad. Si bien en el benchmark se demuestra que empleando la tecnología DLSS se mejora el rendimiento de forma notable, y la calidad gráfica prácticamente no difiere, es como un quiero y no puedo, pues a la hora de la verdad no tiene un uso real. Se ha visto que la tecnología es buena, pero nadie la podrá usar en beneficio propio, así que tocará seguir esperando, y podría pasar casi medio año desde el lanzamiento de estas GPUs hasta ver los primeros juegos que aprovechen el único valor añadido integrado en las GeForce RTX.

Artículos relacionados