Review: Sharkoon Night Shark

Vista por primera vez durante la Computex 2018, ya tenemos con nosotros la Sharkoon Night Shark, una semitorre que destaca por su original diseño frontal con “aletas de tiburón”, permitiendo además ver el interior del equipo con su frontal y lateral principal de cristal templado.

Veamos para comenzar sus especificaciones técnicas:

Sharkoon Night Shark
FormatoSemitorre / ATX
Dimensiones475 x 210 x 503 mm (alto, ancho, profundo)
Peso8,44 kg
MaterialesChasis de acero
Frontal de plástico ABS y cristal templado
Lateral principal de cristal templado
Bahías Externas:
1 x 5.25/3.5 pulgadas
Internas:
Hasta 3 x 3.5 pulgadas
Hasta 5 x 2.5 pulgadas
RefrigeraciónFrontal: 3 x 120/140 mm (radiador 360/280 mm)
Superior: 3 x 120/140 mm
Trasero: 1 x 120 mm (radiador 120 mm)
– 3 ventiladores frontales LED incluidos
Radiadores CompatiblesFrontal: 120/240 mm
Lateral: 120/240 mm
Trasero: 120 mm
Inferior: 120/240/360 mm
Ranuras expansión7 slots
Conectores2 x USB 3.0 + 2 x USB 2.0
2 x Jack 3.5 mm (auriculares y micrófono)
CapacidadDisipador: 160 mm
Gráficas: 300 – 420 mm (con/sin radiador lateral)
Fuente: ATX 295 mm
OtrosControlador RGB direccionable de 8 puertos

Antes de comenzar la review, queremos dar las gracias a Sharkoon por cedernos esta caja para su análisis.

Embalaje y Accesorios

La Sharkoon Night Shark viene en una caja de cartón blanca que nos muestra su diseño en líneas, así como sus especificaciones técnicas y sus principales características. En el interior, un marco de poliespan y una bolsa de tela protegen la caja de los infortunios durante su transporte, siendo acompañada del manual de usuario y una pequeña cajita con los accesorios, aunque esta se encuentra en una de las bahías en el interior del chasis.

Además de la tornillería, algunas bridas y el altavoz de sistema, se incluye el manual de usuario de montaje de los componentes y del controlador RGB, así como una tapa para el frontal de 5,25 pulgadas que permite adaptarlo a 3.5 pulgadas.

Sharkoon Night Shark

Una vez desembalamos al completo la Sharkoon Night Shark, nos encontramos ante una semitorre con unas dimensiones de 475 x 210 x 503 mm (alto, ancho, profundo) y con un peso de 8,44 kg. Si bien sus dimensiones están dentro de la media, su peso si es algo más alto de lo habitual, siendo en cierta medida por culpa del cristal templado, pero también por contar con un chasis de acero algo más robusto de lo habitual en la marca, pues no en vano estamos ante su nuevo buque insignia.

Un detalle importante es que podemos adquirir la Sharkoon Night Shark en nada menos que 4 versiones. Partiendo del modelo que tenemos entre manos, el RGB, podemos también optar por ventiladores rojos, ventiladores azules o sin ventiladores, teniendo por lo tanto distintas opciones y distintos precios.

El frontal ofrece un diseño de lo más peculiar, pues a los lados tenemos unas aletas del escuálido que le da nombre y, lo más extraño, una bahía de 5,25 pulgadas en la zona superior. Además, podremos ver la iluminación de los ventiladores frontales, si optamos por ella, un detalle que siempre dará un toque de color al equipo.

El lateral principal, al igual que el centro del frontal, cuenta con un cristal templado tintado de 3 mm de grosor, permitiendo ver los componentes del PC que armemos dentro. Mientras, el lateral opuesto, es casi completamente opaco y cerrado, a excepción de una zona que permite salir aire del interior.

El lado posterior deja en evidencia algo que ya podíamos haber visto: la fuente de alimentación queda en posición superior. Esto supone una gran controversia, pues colocarla abajo ofrece la ventaja de una mayor estabilidad del chasis y que el calor no tienda a ir hacia esta, pero la marca lo hace para que podamos ver el lado inferior de la caja desde el cristal y de esta forma exponer mejor la tarjeta gráfica o un posible radiador inferior y/o ventiladores.

Obviamente, 7 slots de expansión y la rejilla para un ventilador de 120 mm, que permite regular en altura.

La tapa superior es completamente lisa y cerrada, ofreciendo la conectividad esperada. Encontramos así la habitual pareja de jacks de 3.5 mm para auriculares y micrófono acompañada de una pareja de puertos USB 2.0 y otra pareja de puertos puerto USB 3.0. Eso si, además del botón de encendido, disponemos de un botón para configurar los distintos modos de iluminación LED RGB, si es que adquirimos este modelo.

Por último, la base ofrece 2 platas de plástico que son remadas por 4 tiras de goma para evitar transferir vibraciones a la mesa, contando también con un filtro antipolvo removible que cubre toda la zona inferior.

Interior

Tras retirar las tapas laterales, pasamos a ver como en el interior de la Sharkoon Night Shark tenemos espacio para instalar placas base ATX, aunque obviamente también las de menor formato. En especificaciones, indican que podemos instalar placas base E-ATX, pero para ello necesitaríamos 8 slots, por lo que solo aquellas que no tengan el ultimo podrán ser instaladas.

Sobre ella podemos colocar un disipador hasta 160 mm de altura y gráficas con hasta 420 mm de longitud, aunque si instalamos un radiador en el lado derecho, nos veremos limitados hasta los 300 mm. Justo en ese espacio disponemos de una bandeja que, si dejamos puesta, permite la instalación de una unidad de 3,5 pulgadas o 2 unidades de 2,5 pulgadas, así como de 2 ventiladores de 120 mm y un radiador si la quitamos.

De vueltas al lado superior, vemos como ese espacio queda parcialmente carenado, dejando hueco para la entrada de aire a la fuente de alimentación y a las unidades de almacenamiento que instalemos a su lado.

En el frontal, podemos instalar una pareja de ventiladores de 120 mm junto a un radiador de hasta 240 mm, tomando aire de los laterales de la tapa.

En el lado posterior, vemos el tercer ventilador RGB que incluye esta versión, así como que las tapas de los slots son reutilizables.

Un detalle singular lo encontramos en el lado inferior, pues permite la instalación de 3 ventiladores de 120 mm y un radiador de hasta 360 mm, un detalle peculiar que aumenta la capacidad de refrigeración del chasis. Además, el hecho de que quede abajo del todo, permite una mejor visión de dichos componentes, detalle por el que han colocado la fuente arriba.

Un ultimo detalle desde este lado lo encontramos en el soporte para graficas de gran envergadura, un detalle que siempre es de agradecer teniendo en cuenta lo que pesan algunos modelos.

Giramos la torre para ver como disponemos tras la placa base de 2 bandejas para unidades de 2,5 pulgadas, las cuales se suman a la bandeja del margen superior que permite la instalación sobre la misma de 2 unidades de 3,5/2,5 pulgadas. A todo ello se suma un controlador de 8 canales para iluminación LED RGB direccionable, un detalle que solo encontramos en el modelo de mayor gama, como es lógico.

Por último, echamos un vistazo al cableado, el cual es el esperado, añadiendo un conector SATA para alimentar el controlador.

Conclusión

La Sharkoon Night Shark supone un soplo de aire fresco en un mercado donde la mayoría de chasis ofrecen prácticamente lo mismo. Su frontal opta por líneas originales que pueden gustar o no, pero al menos no ofrece más de lo mismo. Su interior, con la fuente de alimentación arriba, será muy controvertido en cuanto a la refrigeración de la misma o la estabilidad, pero no debemos negar que mejora el visionado de los componentes, algo que se busca igualmente con el cristal templado lateral y frontal.

En cuanto a capacidad, poco que objetar al permitir disipadores de hasta 160 mm, gráficas de hasta 420 mm y un radiador triple, aunque le podríamos echar en cara que no admita los de 140/280 mm, sin ser un verdadero problema. También detalles como el soporte para GPUs de gran envergadura suman en positivo.

Podemos encontrar las 4 versiones disponibles en tiendas como Amazon a los siguientes precios:

Parece por tanto que la versión más interesante es la RGB, pues a menos de que ya contemos con ventiladores o no queramos dicha iluminación, es la más rentable con diferencia.

Principales ventajas
+Diseño frontal muy original, aunque puede gustar o no
+Frontal y lateral principal de cristal templado
+La fuente en posición superior permite un mejor visionado de los componentes
+Incluye 3 ventialdores LED RGB (en la version analizada)
+Incluye controlador LED RGB de 8 canales (en la version analizada)
+Permite radiador triple inferior y dual frontal/lateral
+Permite gráficas de hasta 400 mm
+Incluye soporte para gráficas de gran envergadura
Aspectos Negativos
La fuente en posición superior se calienta más y da menos estabilidad
Otros Aspectos
*Compatible con disipadores de hasta 160 mm

Desde del El Chapuzas Informático le otorgamos el Galardón de Platino al chasis Sharkoon Night Shark.

Artículos relacionados