Un nuevo test de sangre permite conocer nuestra esperanza de vida

Investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut, anunciaron que han desarrollado una prueba de sangre que revela cuánto tiempo de vida le queda a una persona. La prueba se basa en nueve biomarcadores encontrados en la sangre que se pueden utilizar para calcular la edad biológica del cuerpo de una persona, es decir, la edad que parece por la forma en que funciona, a diferencia de cuánto tiempo ha estado fuera del útero.

Sangre 740x412 0

Morgan Levine, un patólogo de Yale, dijo que la prueba podría usarse para identificar a las personas que están envejeciendo más rápido de lo normal, lo que significa que están en mayor riesgo de lo esperado ante una enfermedad y una muerte prematura.

"Mostramos que incluso entre las personas que no tienen enfermedades, que presumiblemente son saludables, aún podemos detectar diferencias en la esperanza de vida. Está recogiendo algo preclínico, antes de que se presenten las enfermedades", dijo.

"Se está detectando la edad que se ve fisiológicamente. Tal vez tienes 65 años, pero fisiológicamente te ves más como un hombre de 70 años, por lo que tu riesgo de mortalidad es más parecido al de un hombre de 70 años".

La prueba no hace más que revelar quién envejece bien y quién no. Con los resultados a la mano, los médicos pueden ver qué es lo que más contribuye a la tasa de envejecimiento de una persona y sugerir cambios en el estilo de vida que podrían reducirla.

"La mayor ventaja de esto ahora es poder decir que alguien está en alto riesgo, y que deberían venir regularmente para asegurarse de que no desarrollen esta o aquella enfermedad. Le mostrará cómo puede reducir su riesgo porque puede conectar todos los números y ver cómo disminuye el riesgo si baja su glucosa, por ejemplo", dijo Levine.

Para crear la prueba, los científicos analizaron 42 medidas clínicas diferentes, como el recuento de glóbulos blancos en la sangre, la glucosa y la albúmina, que se registraron para personas que participaron en dos grandes estudios como parte de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición de EE. UU. (NHANES). Los estudios recopilaron detalles médicos y de estilo de vida de las personas y se relacionaron con los registros de defunción.

Los científicos utilizaron información de 10.000 personas en el primer estudio, que se desarrolló entre 1988 y 1994, para identificar las medidas clínicas que más fuertemente predijeron la esperanza de vida. A partir de este trabajo, los científicos desarrollaron una prueba combinada basada en nueve biomarcadores que validaron en las 11.000 personas que habían participado en el segundo estudio, que se desarrolló entre 1999 y 2010.

La prueba calcula lo que los científicos llaman una "edad fenotípica", que refleja la edad biológica en lugar de la edad cronológica del cuerpo de una persona. Si la edad fenotípica de una persona es mayor que su edad cronológica, está envejeciendo más rápido que el promedio, y viceversa.

sangre globulos rojos y blancos 740x467 1

Cuando los investigadores realizaron la prueba a las personas que participaron en el segundo estudio de NHANES, descubrieron que las mujeres generalmente tenían edades fenotípicas más bajas que los hombres, en relación con sus edades reales, lo que sugiere que las mujeres envejecen más lentamente.

Si la edad biológica de una persona era mucho más alta que su edad real, el riesgo de morir más joven se disparó. Entre los 50-64 años de edad, una cuarta parte de los que envejecían más rápido murieron en los siguientes diez años, en comparación con sólo un quinto de los que envejecen más lento entre los 65-84 años de edad.

Por cada año adicional que la edad fenotípica se elevaba por encima de la edad cronológica, el riesgo de morir de una persona en el estudio aumentó en un 14% en el grupo de edad de 20 a 39 años de edad; 10% en los 40 a 64 años de edad; y 8% en los 65 a 84 años de edad. En general, las personas que envejecieron más rápido tuvieron más enfermedades que las que envejecieron más lentamente.

"A edades más jóvenes, la mayoría de la gente no va a morir, tiene que ser un caso bastante extremo. Y es más fácil descubrir quiénes son esas personas", dijo Levine, quien publicó detalles de la investigación en el repositorio en línea, Biorxiv. "Pero en las edades más avanzadas, se vuelve un poco más aleatorio quién va a morir, casi se trata de mala suerte".

En otra investigación, el equipo analizó qué podría conducir al envejecimiento acelerado. Los factores más importantes indicaban haber crecido en un barrio desfavorecido, la educación deficiente y el estrés crónico, junto con los problemas de estilo de vida habituales, como fumar, hacer muy poco ejercicio y la obesidad.

vía: TheGuardian

Artículos relacionados