Intel comienza a probar su “spin qubit”, el procesador más pequeño jamás fabricado para la computación cuántica

Los investigadores de Intel están dando nuevos pasos hacia los ordenadores cuánticos probando un nuevo y pequeño chip “spin qubit“. El nuevo chip fue creado en la fábrica D1D Fab, la cual es propiedad de Intel en el estado de Oregón, y para ello se utilizaron las mismas técnicas de fabricación de silicio que la compañía ha perfeccionado para crear miles de millones de chips de ordenador tradicionales. Más pequeño que el borrador de un lápiz, es el chip de computación cuántica más pequeño que Intel ha fabricado.

El nuevo chip spin qubit debe funcionar a las temperaturas extremadamente bajas requeridas para la computación cuántica: aproximadamente 237,778 grados bajo cero, 250 veces más frío que el espacio.

El chip spin qubit no contiene transistores, los interruptores de encendido / apagado que forman la base de los dispositivos informáticos de hoy en día, sino qubits (abreviatura de “bits cuánticos”) que pueden contener un solo electrón. El comportamiento de ese solo electrón, que puede estar en múltiples estados de espín simultáneamente, ofrece una potencia de cómputo mucho mayor que los transistores de hoy en día, y es la base de la computación cuántica.

Las líneas en zigzag de la foto son cables impresos que conectan los qubits del chip con el mundo exterior.

Una característica del diminuto chip spin qubit de Intel es especialmente prometedor. Sus qubits son extraordinariamente pequeños, de unos 50 nanómetros de ancho y visibles solo bajo un microscopio electrónico. Alrededor de 1.500 qubits podrían caber en el diámetro de un solo cabello humano.

Esto significa que el diseño para el nuevo chip Intel spin qubit podría ampliarse de forma espectacular. Los futuros ordenadores cuánticos contendrán miles o incluso millones de qubits, y serán mucho más poderosos que los superordenadores más rápidas de la actualidad.

Artículos relacionados