Hoy entra en vigencia la GDPR, la nueva ley de protección de datos de la Unión Europea

Seguramente, durante los últimos días has comenzado a ver cómo tu bandeja de entrada se llenaba de cada vez más y más emails de diferentes servicios y empresas que te notificaban de los nuevos cambios en sus políticas de privacidad, o que te pedían que aceptases la nueva política a través de un sencillo link. Todos estos emails se deben a una causa común, y es que la GDPR, la nueva ley de protección de datos de la Unión Europea, ha entrado en vigor hoy, día 25 de mayo.

Hasta el día de hoy, todas las empresas que trataban con datos de ciudadanos europeos, ya fuesen compañías europeas, como estadounidenses o de cualquier otro país del mundo, se han visto obligadas a actualizar su política de privacidad para cumplir con la nueva normativa. Como era de esperar, esta nueva ley se trata de algo muy denso, pero a continuación os daremos algunas de las claves de la conocida como GDPR.

¿Qué es la GDPR?

 

En inglés, GDPR proviene de las siglas de ‘General Data Protection Regulation‘, por lo que se trata del nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea. Esta será la nueva normativa que regulará la protección de los datos de los ciudadanos que vivan dentro de los límites europeos, y se trata de la primera norma de este índole que afecta por igual a todos los países de la UE, dado que se trata de una ley que todos deben cumplir.

Realmente, la GDPR no entra en vigencia hoy, día 25 de mayo, sino que ya lo hizo el 24 de mayo de 2016, salvo que en dicho año su cumplimiento fue dictado como ‘no obligatorio’, por lo que ahora cualquier empresa deberá someterse al reglamento, sin excepción alguna. En realidad, desde dicho momento, las compañías de todo el mundo han tenido dos años enteros para comenzar a avisar a sus clientes, sin embargo, como ya viene siendo habitual en la raza humana, todo se deja para el último día.

En caso de que una compañía que opere en la Unión Europea no actualiza su forma de trabajo, puede buscarse un grave problema: las multas por infringir la GDPR pueden ascender hasta los 20 millones de euros. Al fin y al cabo, esta normativa está enfocada a la mayor protección del usuario, por lo que, técnicamente, ahora los clientes de, por ejemplo, Apple, Google, Amazon, Facebook, etc., podrán solicitar los datos que estas firmas tienen sobre ellos, e incluso pedir su eliminación.

Artículos relacionados