Review: CoolPC Extreme Gaming II

Tras analizar recientemente el CoolPC Platinum, es el turno ahora de su hermano sofisticado, el CoolPC Extreme Gaming II. Equipado con un procesador Intel Core i7-8700K y los gráficos MSI GeForce GTX 1080, se enmarca en un chasis Corsair Crystal 460X RGB que deja entrever su interior a través del cristal templado frontal y lateral, mostrando el excelente diseño y ensamblaje por parte de Coolmod del mismo.

Veamos a continuacion las especificaciones técnicas del equipo que vamos a analizar:

CoolPC Extreme Gaming II
ProcesadorIntel Core i7-8700K (3,70 GHz – 4,30 GHz)
6 núcleos / 12 hilos
Placa BaseMSI Z370 Gaming Pro Carbon
GráficaMSI GeForce GTX 1080 Gaming X 8GB GDDR5
MemoriaCorsair Vengeance 2x8GB DDR4 2400 MHz
AlmacenamientoSSD Western Digital Blue M.2 250 GB
HDD Western Digital Blue 2 TB
Sis. OperativoWindows 10 (Versión Prueba)
Chasis y RefrigeraciónCorsair Crystal 460X RGB
Corsair H60 + Ventilador Corsair SP120 RGB
Ventiladores Talius Siroko RGB
Fuente de alimentaciónCorsair TX 650W (80+ Gold)
OtrosCableado BitFenix Alchemy 2.0 Rojo
Tira LED FlexLight Multi Simple
Dimensiones440 x 220 x 464 mm

Antes de comenzar la review queremos agradecer a Coolmod su confianza al enviarnos este equipo para su análisis. ¡Comencemos!

Embalaje y Accesorios

Coolmod tiene por bandera enviar sus equipos paletizados para que en un solo bulto nos llegue el chasis, mejor protegido, y una segunda caja con el embalaje de los componentes y los accesorios.

Además de dichos embalajes, encontramos el cableado sobrante de los componentes instalados, un puente SLI de la placa base y un mando a distancia que nos permite configurar la iluminación LED RGB.

CoolPC Extreme Gaming II – Exterior

Una vez desembalamos el CoolPC Extreme Gaming II, nos encontramos ante el atractivo chasis Corsair Crystal 460X RGB, un modelo en el que claramente destaca su frontal y su lateral principal cubiertos de cristal templado tintado, el cual permite entrever los distintos componentes.

Con unas dimensiones de 440 x 220 x 464 mm y formato ATX, ofrece capacidad para equipos de alto rendimiento, como el que iremos viendo en ella albergado.

El lado trasero nos muestra la fuente de alimentación en posición inferior, como era de esperar, las salidas de vídeo de la gráfica dedicada y las de la placa base, ofreciendo entre ellas una gran conectividad, con numerosos puertos USB 3.1 Gen1/2.

El lado superior cuenta con un filtro antipolvo removible que oculta los ventiladores superiores, quedando en el margen frontal la conectividad, donde destaca una pareja de puertos USB 3.0 y el controlador para la iluminación LED.

Por último, vemos como la base queda apoyada sobre patas de plástico rematadas en tiras de espuma para evitar transmitir las vibraciones a la mesa.

CoolPC Extreme Gaming II – Interior

Retirando las tapas laterales, obtenemos acceso al interior del CoolPC Extreme Gaming II, el luce algo más colorido que el exterior, destacando los detalles rojos sobre la sobriedad del negro, aunque combinando de forma muy elegante. Si a ello sumamos un montaje superlimpio, con una organización del cableado perfecta que minimiza la visibilidad de este, tenemos un interior a la altura de los componentes que pasaremos a enumerar a continuación.

El hardware del equipo se basa sobre la placa base MSI Z370 Gaming Pro Carbon para el socket LGA1151, un modelo de gama media-alta que combina a la perfección con el procesador Intel Core i7-8700K que tenemos instalado. Este cuenta con 6 núcleos y 12 hilos a 3,70 – 4,30 GHz, pudiendo realizar overclocking sobre el mismo sin problemas de temperatura gracias a que cuenta con la refrigeración líquida Corsair H60, sobre la que se añade un ventilador Corsair SP120 RGB y un Talius Siroko RGB adicionales. A todo ello se suma una configuración dual-channel de 2 módulos de memoria Corsair Vengeance LPX de 8 GB cada uno que suman un total de 16 GB de memoria DDR4 a 2400 MHz.

Otro aspecto a destacar es que a los 3 ventiladores que incluye de por si el chasis, se adicionan otros 2 Talius Siroko en el margen superior para extraer el aire caliente, así como desde los 2 que acompañan a la refrigeración líquida. Además, todos ellos cuentan con iluminación LED RGB, por lo que podremos configurar el color de nuestro equipo al gusto.

Uno de los puntos principales del equipo es su gráfica MSI GeForce GTX 1080 Gaming X 8GB GDDR5, un modelo de gama alta que dará vida a los juegos más actuales con una resolución Full HD o 4K sin problemas, en función de que queramos alcanzar los 144 o 60 Hz respectivamente.

Bajo el carenado de la zona inferior se esconde una fuente de alimentación Corsair TX 650W, la cual cuenta con certificado de eficiencia energética 80+ Gold y cableado semimodular. Junto a ella, encontramos un HDD Western Digital Blue de 2 TB que se une al SSD de 250 GB firmado por la misma marca y familia, el cual encontramos ya colocado sobre un slot M.2 de la placa base.

Giramos el chasis para ver como una gran maraña de cables son atados a la perfección tras la bandeja de la placa base consiguiendo ordenarlos realmente bien, pera la gran cantidad de ellos a manejar. Además, destacar que el chasis cuenta con un concentrador para ventiladores RGB y un controlador para la iluminación del modelo SP120 incluido.

Pruebas

Comenzamos ya nuestra batería de pruebas no sin antes echarle un vistazo al equipo encendido, el cual luce simplemente sensacional gracias a la iluminación LED, sobre todo cuando optamos por configurarla en roja por completo, aunque podemos usar el mando para cambiar la de los ventiladores Talius, mientras que para la Corsair tenemos que recurrir a controlador de la caja.

Nada más arrancar el equipo, nos encontramos ante el sistema operativo Windows 10 que, si bien no está activada en nuestro caso, podemos adquirirlo con licencia de la versión Home/Pro por 100/130 euros.

Centrándonos ya en las pruebas, echemos un vistazo en primer lugar a las capturas de CPU-Z y GPU-Z para comprobar el hardware del equipo:

El test de memorias de Aida64 nos muestra unos resultados en torno a 30-35 GB/s, aunque serian mejorables con memorias algo más rápidas.

También comprobamos con CrystalDisk Mark como el rendimiento del SSD M.2 SSD Western Digital Blue es el esperado para un disco SATA III, pues, aunque sea en formato M.2, no es de alto rendimiento.

Un aspecto importante en cualquier equipo son las temperaturas y la sonoridad. El procesador ronda los 75ºC en la prueba de estrés de Aida64, siendo algo elevadas como para overclockearlo, mientras que la gráfica ronda los 65ºC, mucho más aceptable. Tdoo ellos con una sonoridad ronda los 39 dB en reposo y 43 dB a pleno rendimiento, siendo algo molesto si no tenemos música o auriculares puestos.

Benchmarks y Juegos

Llega el turno de enfocar las pruebas al rendimiento gaming, por lo que comenzaremos comparando los resultados en los benchmarks más importantes comparándolos con nuestra habitual plataforma de pruebas compuesta por un i7-6700K, una GTX 1080 y memorias a 3600 MHz.

Si bien en los benchmarks de 3DMark vemos resultados muy desiguales para ambos equipos, en Unigine Heaven 4.0 vemos una mayor igualdad, algo que realmente depende de lo cpu-dependiente que sea cada juego. Por desgracia, no contamos con pruebas en la mayoría de estos juegos con nuestro equipo habitual, por lo que solo podremos mostrar los resultados obtenidos en este.

Conclusión

El CoolPC Extreme Gaming II ofrece una excelente combinación de diseño y potencia que nos permitirá disfrutar de los juegos modernos tanto en una resolución Full HD alcanzando los 144 FPS como en 4K a 60 FPS, aunque bajando filtros en los juegos más demandantes. La unión del i7-8700K con una GTX 1080 permite eso y mucho más, pues para entornos profesionales también nos dejará satisfechos. Si a ello le sumamos que todo el equipo va montado sobre el atractivo chasis Corsair Crystal 460X RGB, que se le unen numerosos ventiladores con iluminación RGB e incluso se personaliza el cableado para darle un toque aun más exclusivo, estamos ante un equipo de lo más completo. Eso sí, también hay hueco para las pegas como poner memorias a 2400 MHz, no poner un SSD NVMe o no poner una mejor refrigeración líquida, pues la H60 se queda algo corta para overclocking.

Podemos adquirir el CoolPC Extreme Gaming II por 1.949,95 euros con envío gratuito, un precio acorde a lo que ofrece, sumándole su excelente montaje.

Principales ventajas
+Excelente diseño del chasis con los aditivos de iluminación
+Perfecta combinación de i7-8700K + GTX 1080
+Rendimiento excepcional para juegos
+Muy buena organización del cableado, limpio y organizado
Aspectos Negativos
Memorias y SSD con velocidades mejorables
La RL Corsair H60 se queda corta para overclocking
Otros Aspectos
*Que nos llegue un palé a casa siempre es una sorpresa

Desde del El Chapuzas Informático le otorgamos el Galardón de Oro al sobremesa CoolPC Extreme Gaming II.

Artículos relacionados