Confirman la existencia de géiseres en Europa, una luna de Júpiter

Hace algo más de 20 años, la sonda Galileo de la NASA exploró una de las lunas de Júpiter más prometedoras. Bautizada como Europa, este es uno de los objetivos de exploración espacial más importantes para muchos astrónomos de todo el mundo, dado que se ha convertido en uno de los lugares más prometedores para que pueda albergar vida extraterrestre.

jupiter 2 740x416 0

Y es que un nuevo estudio basado en observaciones realizadas en los años 90 por la nave espacial de la NASA ha aportado más pruebas sobre el potencial de este astro para albergar vida, revelando la existencia de géiseres sobre el mismo. Tras desvelar esta información, la agencia espacial estadounidense ha asegurado que “Europa tiene muchos de los ingredientes necesarios para que exista vida como la conocemos, como agua líquida o energía”.

Esta luna, descubierta en 1610 por el propio Galileo Galilei, es uno de los lugares más destacados para la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta Tierra. La expectación por Europa y su posibilidad de albergar vida creció hace un par de años aún más cuando el Telescopio Hubble detectó un fenómeno que parecía asimilarse a un géiser emanando de la superficie del satélite, tal y como afirmó la NASA en su momento. Sin embargo, este nuevo estudio ha confirmado la existencia de estos géiseres, que llegan a una altura de unos 200 kilómetros, sobre la luna de Júpiter, gracias a las observaciones realizadas por la sonda Galileo cuando sobrevoló Europa a unos 400 kilómetros de altura respecto a su superficie.

europa jupiter satelite luna 740x370 1
A la izquierda, la luna Europa con sus colores naturales. A la derecha, composición de imágenes infrarrojas para mostrar las diferencias en su corteza helada.

De este modo, los datos recogidos en su momento por la sonda Galileo han confirmado la existencia de estos fenómenos en Europa, algo que permite a muchos científicos asegurar aún más una teoría muy importante acerca de este satélite, según la cual existe un inmenso océano debajo de la superficie, a unos 16 o 25 kilómetros de profundidad.

vía: El Mundo

Artículos relacionados