Los gigantes tecnológicos están acelerando sus inversiones en Inteligencia Artificial

Pese a encontrarse en un punto muy prematuro en su desarrollo, las aplicaciones y tecnologías de inteligencia artificial están encontrando un apoyo muy grande por parte de los gigantes tecnológicos de primer nivel.

Las grandes empresas tecnológicas están realizando inversiones estratégicas e inyectando capital en varias startups alrededor del mundo buscando alcanzar presencia y control sobre las mejoras tecnológicas que la revolución de la Inteligencia Artificial va a llevar a cabo en el mundo de los negocios.

Un ejemplo lo encontramos en la startup de inteligencia artificial SenseTime, en la cual han invertido hasta el momento dos grandes empresas de renombre como son Qualcomm y el grupo Alibaba. Este último ha inyectado 600 millones de dólares en la última ronda de financiación terminada el pasado 9 de abril.

Otra empresa que ha recibido una gran financiación por parte de Ant Financial (subsidiaría de Alibaba) así como de Foxconn ha sido la startup Megvii Technology, dedicada al desarrollo de tecnología para el reconocimiento facial.

Inteligencia Artificial portada 740x370 0

Intel está realizando también fuertes inversiones en el sector, habiendo adquirido la startup israelí Mobileye, responsable del desarrollo de tecnologías para la conducción autónoma, por 15.300 millones de dólares. Esta no ha sido la única adquisición de la empresa, habiéndose hecho en 2016 con la startup americana Nervana, dedicada al aprendizaje de máquinas, por 410 millones de dólares y con la especialista en FPGA Altera por 16.700 millones de dólares en 2015.

Las FPGAs (Field Programmable Gate Array) son las impresoras 3D de los circuitos digitales, son plantillas en blanco formadas por puertas lógicas de doble estado, puertos de entrada y salida sin configurar que cuando se les carga un bitstream (un archivo generado a partir de la descripción del circuito), quedan configuradas bajo sus especificaciones.

Son por tanto chips reprogramables que funcionan de una forma u otra en función de cómo se configuren y que espera mejoren la velocidad de los chips de Intel en hasta un 50% sin aumentar la frecuencia de trabajo de los mismos.

Parece ser que esta estrategia de inversión en startups relacionadas con la Inteligencia Artificial no tiene sólo que ver con gigantes tecnológicos, sino que también forma parte de una estrategia de distintos países. En concreto, China, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos han decidido apostar fuertemente en la inversión para ayudar al desarrollo de tecnologías relacionadas con ella.

China ha realizado un plan de 3 años para poder materializar el volumen de producción de productos relacionados con la Inteligencia Artificial incluyendo vehículos inteligentes y robots mayordomos. La revolución de la Inteligencia Artificial está gestándose en estos momentos, y viendo los intereses que está suscitando, estamos seguros que terminará siendo algo tangible.

vía: digitimes

Artículos relacionados