El PlayerUnknown’s Battlegrounds sigue funcionando bastante mal en las consolas Xbox One

El PlayerUnknown’s Battlegrounds llegó en diciembre de 2017 a las consolas Xbox con grandes críticas en torno a su rendimiento, y pese a que ya han pasado 3 meses desde su lanzamiento, con una gran cantidad de parches de por medio, el juego sigue aún estando bastante lejos en lo que a optimización de rendimiento de refiere, algo que Digital Foundry mostró en su última comparativa, donde dos integrantes del medio jugaron durante más de 1 hora capturando un gameplay cooperativo donde cada jugador empleaba una consola distinta: la Xbox One X y la Xbox One.

PlayerUnknowns Battlegrounds Xbox One X vs Xbox One 740x366 0

Pese a que la Xbox One X es mucho más potente, siguen existiendo serios problemas de rendimiento que hacen que sea imposible que el juego se mantenga estable a 30 FPS, por lo que siempre la tasa de imágenes por segundo está subiendo y bajando de forma repentina, y aún más cuando se tiene lugar un momento de acción, que es el principal atractivo del juego.

El compañero que jugaba al PlayerUnknown’s Battlegrounds con la Xbox One aún sufría más, ya que, además de tener una visibilidad más limitada, el peor rendimiento de la consola no solo le perjudica aún más en términos de jugabilidad, sino que descubrieron que el simple hecho de jugar contra usuarios de la Xbox One X ya supone una gran desventaja debido a la diferencia de fluidez del juego que experimenta cada jugador, algo que se agrava al tratarse de un shooter donde se requiere de un tiempo de reacción prácticamente instantáneo, pero si tu rival cuenta con un menor tiempo de reacción, la cosa se complica.

Artículos relacionados