Nectome, una startup que promete crear una copia digital de tu cerebro

En el mundo de la ciencia-ficción hemos visto repetido un concepto muy interesante con el paso de los años, y es que en innumerables películas y series que nos muestran la posibilidad de implantar toda la información de nuestro cerebro en copias digitales. Esta idea os sonará seguramente si habéis visto la reciente serie de Netflix 'Altered Carbon', aunque ahora una compañía conocida como Nectome pretende que esto deje de ser un concepto o una idea, y pase a ser una realidad.

cerebro netcome e1521336244687 0

Esta startup fundada hace un par de años tiene muy claras sus ideas de negocio, y guarda un objetivo a lograr: conseguir una copia digital de nuestro cerebro, creando así una copia exacta de ti mismo. Según asegura Robert McIntyre, el cofundador de Nectome, su empresa es totalmente capaz de preservar el cerebro para crear una copia digital con la tecnología del futuro y así poder recrear tu conciencia. No obstante, esta técnica no está 'perfeccionada', y por ende, según apunta McIntyre, su producto es "cien por cien mortal", ya que el proceso para capturar la mente mata al anfitrión.

 

El proceso de conservación que ofrecen desde Nectome recibe el nombre de criopreservación estabilizada con aldehído o vitrificación y se trata de un embalsamamiento de alta tecnología que permitiría mapear el conectoma, es decir, las sinapsis entre las neuronas del cerebro. Básicamente, gracias a la combinación correcta de los productos químicos necesarios, esta compañía es capaz de mantener las conexiones de igual forma a como han permanecido mientras la persona vivía. De esta forma, de acuerdo con sus desarrolladores, la conciencia se podría mantener totalmente intacta durante cientos e incluso miles de años, el tiempo necesario para crear la copia digital.

nectome cerebro 740x529 1

Esta técnica necesita que la persona en cuestión esté viva, y consiste en realizar un bypass cardiopulmonar y bombear los productos químicos directamente en la arteria carótida, todo ello mientras la persona está anestesiada, claro. Aún teniendo esa pequeña pega de que para entrar en el programa de Nectome hay que "suicidarse" (obviamente la compañía sólo acepta a personas a quienes se les haya diagnosticado una enfermedad terminal), ya existe una gran lista de espera para acceder al mismo.

vía: MIT Technology Review

Artículos relacionados