El Director de Dell avisa, no habrá un duopolio en sus equipos, AMD seguirá siendo el segundo plato

El Director de Tecnología de Dell EMC, John Roese, hizo acto de presencia en Barcelona en el día de ayer en el Mobile World Congress, al cual se le preguntó si los nuevos productos de AMD, sobretodo sus nuevas APUs AMD Ryzen con gráficos dedicados AMD Vega, cambiarían en gran medida la línea de productos de la compañía, y la respuesta fue clara:

Intel es el gran jugador principal, AMD es el segundo jugador. Hay suficiente diversidad entre ellos que hay casos de uso para tenerlos a ambos en nuestra cartera de productos, pero solo la amplitud de la cartera de procesadores de Intel es enorme en comparación con el acelerado mundo de AMD”.

Esto es fácil de entender, hasta la llegada de las CPUs AMD Ryzen, la totalidad de los productos de Dell (equipos de sobremesa de uso profesional, gaming, sevidores o portátiles) estaban dotados de un procesador Intel. Esto cambió levemente con Ryzen aunque en forma de un catalogo muy limitado respecto a lo que ofrecía Intel, mientras que las APUs AMD Ryzen pueden ser una opción interesante en productos de gama de entrada con unos gráficos integrados aptos para muchos usuarios que se ahorran comprar una tarjeta gráfica dedicada para la misma finalidad.

“AMD está haciendo algunas cosas interesantes, y al sumarlas a la nuestra cartera recogemos algunas áreas adicionales, pero seamos claros: hay un gran jugador dominante en el cálculo de semiconductores, y luego hay un retador que está haciendo un muy buen trabajo innovador llamado AMD, pero la brecha entre ellos es bastante grande en términos de cuota de mercado y casos de uso. Por lo tanto, nuestra cartera de productos no va a cambiar de manera significativa. Los usuarios no deberían esperar a que ofrezcamos un duopolio [en sus productos] a corto plazo.”

Con esto queda claro que Dell seguirá priorizando el uso de procesadores de Intel, mientras que el producto más tentador hasta ahora, las APUs AMD Ryzen, no tienen nada que hacer contra las futuras APUs de Intel, que aunarán el ya conocido rendimiento de sus procesadores que esta vez se verán acompañado por unos gráficos integrados basados en la arquitectura AMD Vega capaces de competir con una GeForce GTX 1060, por lo que Dell también vería más interesante emplear estas APUs, ya que les permitirá crear equipos gaming o profesionales a un bajo coste y con tamaños más compactos.

vía: Channelpro

Artículos relacionados