Rocket Lab lanza su primer cohete al espacio: Motor eléctrico y piezas impresas en 3D

En el día de ayer Rocket Lab hizo historia, y es que consiguió alcanzar la órbita terrestre por primera vez. Esta compañía espacial privada realizó este viaje bajo el nombre de misión “Todavía en Pruebas“, pero pese a ello, en su primer viaje al espacio consiguió colocar tres satélites comerciales en órbita: uno es un satélite de imágenes terrestres, mientras que los otros dos monitorearán el clima y los barcos.

Al enviar con éxito esos satélites a la órbita, la compañía ha demostrado que sus vuelos con cohetes Electron son una alternativa viable de bajo coste para las empresas que desean enviar pequeñas cargas útiles al espacio.

El cohete Electron de Rocket Lab se presenta como un modelo con la cuarta parte del tamaño de un Falcon 9 de SpaceX y tiene una capacidad de carga máxima de 227 kilogramos. Definitivamente es mucho más pequeño que sus rivales, pero como resultado, cada vuelo sólo cuesta 5 millones de dólares. Por supuesto, ayuda que el vehículo de lanzamiento en dos etapas sea impulsado por los motores Rutherford de Rocket Lab, que son baratos de fabricar.

Esos motores están compuestos principalmente por componentes impresos en 3D y utilizan motores eléctricos alimentados por baterías de litio que son más eficientes que los que funcionan con gas. La mejora de eficiencia es del 50% de un ciclo típico de generador de gas al 95%. Sin embargo, la batería aumenta el peso total del motor. Es por eso que solo cuesta alrededor de 30.000 dólares enviar un CubeSat o una carga útil similarmente pequeña al espacio.

Electron despegó desde la propia base de la compañía en Nueva Zelanda más de un mes después de que se abriera su ventana inicial de diez días a principios de diciembre. Este lanzamiento fue pospuesto en un par de ocasiones debido a los problemas técnicos y climáticos, pero al final todo ha salido bien. Rocket Lab se está preparando para realizar un nuevo vuelo de prueba en los próximos meses y también podría estarse preparando para cerrar contratos con la NASA y la compañía minera lunar Moon Express.

Artículos relacionados