Review: Razer Wolverine Tournament Edition

Razer Wolverine Tournament Edition

Razer Wolverine Tournament Edition 07 740x521 0

Una vez que tenemos el Razer Wolverine Tournament Edition directamente frente a nosotros, podemos comprobar que su diseño es realmente muy parecido al original de Xbox One, pero nos centraremos sobre todos en las diferencias. Más allá de un plástico negro mate en la mayor parte de su superficie, con la misma calidad que el original, vemos el logo de Razer bajo el de Xbox de forma muy disimulada, siendo poco patente.

Se mantienen las proporciones y dimensiones del controlador, así como la posición de los botones y joysticks, aunque entre estos hay muchas diferencias. Por un lado tenemos que la cruceta D-Pad tiene los 4 botones completamente separados, al estilo Dual Shock de PlayStation, con un clic duro y marcado. Por otro, vemos como los botones ABXY no tienen el efecto cristal y las letras son más pequeñas, siendo más atractivas al menos personalmente. Eso sí, la gran diferencia está en que se usan pulsadores mecánicos de alta calidad que dan una sensación de calidad increíble al usarlos.

Además, el logotipo de Xbox cuenta con iluminación LED RGB Chroma, un detalle que veremos más adelante cuando lo probemos.

Razer Wolverine Tournament Edition 08 740x474 1

En el lado posterior también encontramos aspectos jugosos, pues mientras que los botones y gatillos son prácticamente iguales, su tacto es más preciso y agradable que en el original. Además, se añaden los botones M1-M2 que alcanzaremos fácilmente con la punta de los dedos índices y que podremos configurar a nuestro antojo. Entre estos últimos encontramos el conector micro-USB con los dos salientes de plástico a los lados que impiden la conexión de otros cables como ya habíamos adelantado.

Razer Wolverine Tournament Edition 10 740x466 4

Otro detalle diferenciador al mando original es el cambio del conector para el añadido multimedia por un conector jack TRRS de 3.5 mm para auriculares y micrófono, algo que nos permite usar prácticamente cualquier headset analógico pero que sin embargo nos imposibilita usar el ChatPad, por poner un ejemplo.

Razer Wolverine Tournament Edition 11 740x512 5

Pasamos a ver el lado inferior del mando donde la tapa de las pilas se sustituye por dos interruptores que permiten limitar el recorrido de los gatillos principales, con lo que conseguiremos mayor velocidad de respuesta en, por ejemplo, juegos de disparos. Bajo estos se sitúan una pareja de botones adicionales, M3-M4, muy bien posicionados para ser usados con el dedo corazón y también programables. También destacar el acabado rugoso en los laterales del mando, el cual ofrece un mejor agarre.

Os dejamos a continuación un par de imágenes para comparar mejor las diferencias con el mando oficial:

Razer Wolverine Tournament Edition 12 740x537 6

Razer Wolverine Tournament Edition 13 740x546 7

Seguir leyendo…

Artículos relacionados