La Gigafactory de Tesla podría estar detrás de una escasez global de baterías

La Gigafactory es la nueva protagonista tras la escasez de los discos duros, y de los chips de memoria, que han derivado en aumentar el precio de los smartphone, gráficas, SSD o memoria RAM. Ahora las baterías serán serán el nuevo protagonista.

Tesla ha estado asediada últimamente por los informes de retrasos en la producción y problemas de control de calidad, y ahora está siendo criticada por problemas en su Gigafactory, lo que han conllevado a una escasez global de baterías cilíndricas. Según fuentes citadas por etnews, ahora es “imposible” comprar baterías cilíndricas en Japón, donde ocurre la mayor parte de la fabricación mundial de productos electrónicos porque Gigafactory ha aumentado los suministros necesarios para crearlas, pero esto no ha tenido lugar.

Las fuentes han revelado que Panasonic le ha entregado la mayor parte de sus baterías japonesas a Tesla para comenzar la producción, obligando al resto de compañías a tocar las puertas de Samsung, LG y Murata (anteriormente Sony) para adquirir sus baterías. Como resultado, las compañías globales de TI, vehículos eléctricos y electrodomésticos no pueden obtener los materiales que necesitan, “y no será fácil para ellos obtener suministros adicionales hasta el final de la primera mitad de 2018“.

Las fuentes han culpado a la estructura operativa de Gigafactory por el déficit, alegando que su ubicación inaccesible en el desierto de Nevada ha dado como resultado una escasez de mano de obra, y que su dependencia de la energía renovable ha causado problemas de producción. Tesla nunca ha tenido ganancias y ha invertido mil millones de dólares por trimestre en el negocio, lo que muchos dirían que es un esfuerzo loable en pos de un futuro más limpio y brillante, pero sin duda sus admiradores estarán menos cautivados cuando sus aventuras comiencen a tener un efecto perjudicial para ellos.

vía: Engadget

Artículos relacionados