Estados Unidos podría obligar a incluir puertas traseras en los sistemas de encriptación

La encriptación, en general, es un arma de doble filo a día de hoy, y puede considerarse en muchos casos como una ventaja, como en la protección de datos, ya no sólo de grandes empresas, sino de nuestros propios smartphones, pero también puede considerarse como una desventaja, y esto suele venir dado cuando alguien, ya sea un individuo o un gobierno, intenta acceder a una serie de datos cifrados, algo que Estados Unidos pretende cambiar.

Y es que no son pocos los casos en que hemos visto que diversas empresas se niegan a proporcionar información encriptada a un gobierno en cuestión, lo que en ocasiones acaba derivando en malas prácticas por parte de agencias de espionaje como la NSA. Y es precisamente Estados Unidos el país donde esto podría cambiar, ya que uno de los diputados estadounidenses, Rod Rosenstein, ha explicado recientemente que siempre que el gobierno intenta negociar con una empresa se acaba en un callejón sin salida, por lo que podrían proponer la instalación de puertas traseras en los sistemas.

El objetivo, según Rosenstein, es realizar una nueva legislación que obligue a las empresas a instalar una puerta trasera en los sistemas de encriptación, permitiendo así acceder a toda la información cifrada sin necesidad de tener que pasar por los inútiles trámites con las propias compañías.

“Los directivos de todas las compañías siempre están deseando reunirse entre ellos o con el gobierno, pero muchas veces responden criticando al mismo y prometiendo mejores sistemas de cifrado. Por su puesto que lo hacen, ellos están en el negocio de vender sus productos, pero nosotros lo estamos en el de proporcionar una mayor seguridad y prevenir el crimen”. Comentó Rod Rosenstein.

Artículos relacionados