Los nuevos iPhone X y iPhone 8 siguen hundiendo en bolsa a Apple

Cuando se habla de Apple, rápidamente nos viene a la mente sus dispositivos iPhone, y es normal, y es que su línea de smartphones representa más de la mitad de la obtención de ingresos, una peligrosa dependencia que está empezando a costarle muy caro a la compañía. Un claro ejemplo tenemos ya, donde el iPhone 8 ha decepcionado a nivel mundial y el iPhone X está rodeado de problemas de producción haciendo que las acciones de la compañía sigan cayendo de forma destacada.

Tras el lanzamiento de su nuevo smartphone tope de gama, el iPhone X, la manzana mordida encadena cuatro jornadas consecutivas de caídas, en menor parte influida por unos iPhone 8, que han sido duramente criticados por no ofrecer un gran salto más allá del rendimiento, un cambio siempre planeado pero que no era lo suficiente como para haber dado vida a un iPhone 8 y un iPhone 8 Plus frente a los esperados iPhone 7s y iPhone 7s Plus.

El mayor de los problemas está ligado al iPhone X, el buque insignia que se ha encontrado con un nuevo frenazo en su cadena de producción. Tal es la importancia del problema, que de momento sólo se fabricaran el 40 por ciento de las unidades inicialmente planeadas.

Este incidente no es bueno para nadie, pues si Apple ha visto caer su valor en bolsa un 10% desde que presentara sus nuevos terminales, los problemas de su producción están salpicando a los proveedores de hardware, viendo como Pegatron (monta los terminales) o LG (suministra los paneles OLED) han caído ya un 12%.

La mayoría de los proveedores de Apple son taiwaneses, y todos han visto cómo sus números en la bolsa se representaban en color rojo.

Los pedidos del nuevo iPhone han decepcionado al mercado y los inversores extranjeros pueden continuar con su salida de la bolsa de Taiwán“, explica Alan Tseng, vicepresidente de Capital Investment Management de Taipei.

La caída de los proveedores de Apple ha reducido el índice de referencia y podría arrastrar el parqué aún más bajo en el próximo mes“, advierte.

Los inversores extranjeros retiraron cerca de 677 millones de dólares (571 millones de euros) de la bolsa taiwanesa la semana pasada, lo que ha supuesto la salida de capital más grande de los últimos meses. El optimismo previo antes de la salida de los nuevos terminales había enviado al Taiex a sus mejores datos en los últimos 17 años, debido a que los flujos de fondos aumentaron. Tras este nuevo incidente con el iPhone X, Taiex cayó este lunes un 1,1% al cierre, su mayor caída en el mes.

Artículos relacionados