Intel sigue esquivando pagar a AMD los 1.060 millones de euros que le debe

Intel sigue esquivando pagar a AMD los 1.060 millones de euros que le debe

El tribunal más alto de la Unión Europea dictaminó en el día de ayer que la multa antimonopolio impuesta a Intel por valor de 1.060 millones de euros obtendrá una segunda revisión, una decisión que podría aliviar parte de la presión legal que enfrentan los gigantes tecnológicos estadounidenses en la región.

La orden, que enviará el caso de Intel a un tribunal de primera instancia para su revisión, es un golpe a la severa represión reguladora europea que multado a grandes compañías como Apple, Amazon, Google y Facebook. También podría alentar a estas empresas tecnológicas, que durante mucho tiempo se han quejado de que los funcionarios de Europa les ataquen injustamente, para impugnar las resoluciones e investigaciones en su contra.

La decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea plantea la posibilidad de que la multa de 1,06 millones de euros en Intel en 2009, podría reducirse o desecharse por completo. La pena -la más grande de su tipo en la épico- fue confirmada por un tribunal inferior en 2014 y es probable que sea objeto de batallas legales durante años.

AMD e Intel 0

Resumen de la historia

 

  • Si no sabes de que va la cosa, descuida, que te lo recordamos.

Hay que recordar que fue hace siete años cuando se le impuso a Intel una multa de 1.060 millones de euros tras haberse confirmado que la compañía había empleado el juego sucio para perjudicar a su único rival, AMD.

Pese a que la multa fue recibida en el 2010, a día de hoy, la compañía aún no ha pagado ni un céntimo de euro a AMD, pues su ejército de abogados se encuentra realizando todas las apelaciones posibles, todo ello pese a que el último juicio, en el 2014, fallara a favor de AMD. Debido a que Intel aún sigue sin pagar la multa, ahora el recurso se ha elevado y será el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE) el que tome cartas en el asunto.

El TJCE decidirá sobre esta historia que se remonta al año 2009, momento en que la Comisión Europea, máxima autoridad antimonopolio de la Unión Europea, descubrió que durante Octubre de 2002 y Octubre de 2007 la compañía Intel intentó excluir del mercado de procesadores x86 a AMD, su principal competidor, mediante la concesión de descuentos a cambio de una exclusividad a cuatro fabricantes: Dell, HP, Lenovo y NEC.

Intel también realizó pagos con un fin similar a la alemana Media-Saturn, cuya condición era que el distribuidor sólo comercializara PCs que únicamente utilizaran procesadores Intel. Con ello resultaba muy difícil que otros fabricantes pudieran competir, reduciendo notablemente las posibles elecciones de los consumidores.

Artículos relacionados