El reconocimiento facial del Galaxy S8 sucumbe ante una simple foto

El reconocimiento facial llega como un sistema de seguridad adicional para nuestros dispositivos, pero con el Galaxy S8 se demuestra todo lo contrario. Además de un lector de huellas dactilares, mal colocado, junto al reconocimiento de iris, los Galaxy S8 y Galaxy S8+ de Samsung incorporan la tercera opción de autentificación ya mencionada, el reconocimiento facial, donde en las pruebas decepciona rápidamente.

Galaxy S8 oficial 0

El motivo es bastante evidente, este "método de seguridad" se ha demostrado muy fácil de engañar, pues con una simple foto ya nos permite acceder al dispositivo. Esto es incluso sencillo conociendo que, para evitar la picardía, Google en su día implementó una variante donde teníamos que mostrarnos ante el terminal con los ojos abiertos y cerrados, pero con una fotografía de la persona con los ojos abiertos y otra cerrados (o con algo de photoshop), junto a un intercambio rápido de las fotos, se conseguía engañar al terminal.

Obviamente, si roban el terminal, es imposible que este método de seguridad sea inútil, salvo que quien lo robe nos conozca de antemano y pueda tener acceso a nuestras fotos mediante las redes sociales. Por suerte, será mejor emplear los otros métodos de seguridad disponibles. Puedes ver cómo se consigue engañar al software del dispositivo en el siguiente enlace.

vía: GsmArena

Artículos relacionados