Microsoft demandada por pérdida de datos y daños ligados a Windows 10

Han pasado ya casi dos años desde que Microsoft lanzara al mercado la que sería su última versión de sistema operativo para ordenadores, Windows 10, y todavía continúa recibiendo quejas y denuncias por parte de usuarios que sufrieron daños ocasionados con la actualización "forzosa" a esta versión desde Windows 8.1 o 7.

Windows 10 0

Y es que cuando llegó al mercado, Windows 10 se ofrecía como una actualización gratuita para todos aquellos que tuvieran cualquiera de las dos versiones anteriores del sistema operativo instalado en sus ordenadores. El problema para Microsoft vino cuando muchos usuarios comenzaron a recibir descargas forzosas de la actualización, algo que acarreó daños a dichos consumidores. Más concretamente, se trata de daños en cuanto a pérdida de datos y problemas de compatibilidad en los ordenadores.

Por ello, tres personas han denunciado a la compañía de Redmond ante el Tribunal de Distrito de Chicago, alegando que Microsoft "falló a la hora de ejercer un cuidado razonable en el diseño, formulación y fabricación de Windows y su colocación en el mercado". Los denunciantes sostienen que se trata de un software defectuoso y que el fabricante no aclaró los posibles peligros a la hora de su instalación. De este modo, en la queja formulada aparecen diferentes motivos de denuncia, como las instalaciones sucedidas sin ninguna petición del consumidor, o la ausencia de avisos de que la actualización podría causar pérdida de datos para que los usuarios pensaran en realizar un "backup" en caso de que estas pérdidas tuvieran lugar.

Artículos relacionados