Review: NZXT Kraken X52

Pruebas

Hemos probado el NZXT Kraken X52 en el siguiente equipo de pruebas:

 1

 2

 3

 4

Como vemos en las imágenes anteriores, encender el equipo y ver como la bomba se ilumina con el efecto espejo infinito es una gozada, sobre todo con un efecto que podemos configurar para que el color vaya girando a su alrededor.

Metodología de pruebas:

  • Medimos la temperatura ambiente antes y después de realizar las pruebas para comprobar que esta no ha variado, en cuyo caso se anotaría la media.
  • Para forzar el procesador y realizar las mediciones de temperatura utilizamos Aida64 con su test de estabilidad activado para el procesador y las memorias.
  • Cada prueba se realiza durante no menos de 10 minutos
  • Las pruebas en Reposo se realizan con los modos de ahorro de energía activos y son el resultado de calcular la media de las temperaturas mínimas obtenidas para los 4 núcleos.
  • Las pruebas en Carga se realizan con frecuencias y voltajes fijos de 4.20 GHz y 1.2V y son el resultado de calcular la media de las temperaturas máximas obtenidas por los 4 núcleos.
  • Las pruebas en Overclock (OC) se realizan con frecuencias y voltajes fijos de 4.50 GHz y 1.25V y son el resultado de calcular la media de las temperaturas máximas obtenidas por los 4 núcleos.
  • Los ventiladores girarán en modo PWM por defecto, aunque los modelos con velocidades fijas lo harán al 100% con cierta ventaja en rendimiento.
  • Para el ranking se utilizan temperaturas delta entre la ambiental y la de su correspondiente prueba. Se ordenan de menor a mayor temperatura bajo OC, excepto en los casos en los que no se puede realizar que se ordenan bajo Carga.

 5

En la gráfica anterior podemos observar las temperaturas alcanzadas por el NZXT Kraken X52 en las diferentes condiciones analizadas con los ventiladores configurados en sus dos modos predefinidos: Silent (25%) y Performance (50%). Bajo una temperatura ambiente de 18.5ºC, alcanzaremos los 45-50ºC a pleno rendimiento con el procesador configurado en 4.20 GHz (1.2V), mientras que con una dosis de overclocking de 4.50 GHz (1,25V), alcanzará los 50-60ºC de media en sus núcleos.

Hemos analizado la temperatura alcanzada por este disipador y comparado con algunos modelos que también hemos podido testear en la nueva plataforma LGA1151:

 6

Como podemos ver, se sitúa en el top configurado en el modo Performance, mientras que baja a la gama media en modo Silent. Lo curioso de esto es que entre ambos modos apenas hay diferencia sonora, pues mientras que el “silencioso” genera una sonoridad de 37.5 dB, el “rendimiento” sube hasta los 37.8 dB. Al oído, la diferencia es casi imperceptible y en ambos casos es una sonoridad mínima, muy por debajo de lo que hará la tarjeta gráfica con total seguridad.

 7

Echemos por último un vistazo al software CAM desde el que podemos monitorizar multitud de parámetros, configurar la velocidad de giro de los ventiladores y/o la iluminación.

Seguir leyendo...

Artículos relacionados