Review: MSI GT83VR (SLI 2x GeForce GTX 1080)

Pruebas

Comenzamos las pruebas sobre el MSI GT83VR, el cual llega con el sistema operativo Windows 10 pre-instalado. Echemos en primer lugar un vistazo a las capturas de CPU-Z para centrarnos en el procesador y las memorias.

msi-gt83vr-24

El procesador no es otro que el nuevo Intel Core i7-6820HK de la familia Skylake fabricado en 14 nm. Este ofrece con 4 núcleos y 8 hilos, 6 MB de cache L3 y una frecuencia de 2.70 GHz que asciende hasta 3.50 GHz (Turbo Boost). Marca un TDP máximo de 45W, lógico para sus prestaciones. Eso sí, el test de rendimiento nos permite ver como comparado con un i7-6700K de sobremesa, el rendimiento está en torno a un 75%.

También podemos apreciar la configuración dual-channel de los 4 módulos Kingston de memoria DDR4 a 2400 MHz de 8 GB cada uno, lo que suma un total de 32 GB (ampliables a 64 GB cambiándolos todos por 4 x 16 GB). Como vemos a continuación en el test de rendimiento de memorias de Aida64, estos ofrecen unos 32.000 MB/s, frente a los 25.000 MB/s que ofrecían los modelos de generación previa con memorias DDR3.

msi-gt83vr-25

msi-gt83vr-26

De la misma forma, el software GPU-Z nos permite comprobar cómo disponemos de nada menos que dos tarjetas gráficas Nvidia GeForce GTX 1080, un potente SLI que prácticamente no tiene rival y que nunca antes se ha visto en un portátil. cada una de ellas ofrece 2560 CUDA Cores a una frecuencia de 1557/1734 MHz, prácticamente la misma en modo Turbo Boost que el modelo de referencia, pero 50 MHz menos de base. Además, se mantienen los 8 GB de memoria GDDR5X a una frecuencia de 10 GHz a través de un bus de 256 bits, aunque aplicaciones DirectX 12 podrían aprovechar los 16 GB totales.

msi-gt83vr-27

Del almacenamiento se encarga una pareja de SSDs M.2 Samsung MZVPV128 de 128 GB bajo la tecnología Super Raid 4 de MSI que permite combinar sus velocidades y alcanzar las impresionantes cifras arriba mostradas. No tan impresionantes son las del disco duro mecánico de 1 terabyte HGST, pero a día de hoy seguimos necesitándolos para el almacenamiento masivo.

A continuación, hemos analizado el rendimiento de la gráfica dedicada haciendo uso de los benchmarks 3DMark Fire Strike y Unigine Heaven 4.0 y comparando los resultados con otros portátiles analizados anteriormente y nuestro equipo de pruebas de sobremesa:

msi-gt83vr-3dmark-fire-strike

msi-gt83vr-unigine-heaven-4-0

De ambos benchmarks podemos extraer que el rendimiento del SLI de GTX 1080 equipado en el MSI GT83VR está un pasito por debajo del que puede ofrecer en equipo de sobremesa, pero también un pasito por encima de lo que ofrece una única gráfica de sobremesa. Obviamente debemos tener en cuenta que estas últimas llegan a nuestras manos con mayores frecuencias, pero debido a las necesidades de refrigeración compacta en portátiles nunca podremos alcanzarlas en ellos.

msi-gt83vr-batman-arkham-origins

msi-gt83vr-tomb-raider

Con una configuración Full-HD (1920 x 1080) y filtros en nivel “Ultra”, vemos en los dos juegos anteriores como la potencia que ofrece el MSI GT83VR es exagerada, pues nos sobran FPS por todos lados. Sin embargo, títulos actuales como Rise of Tomb Raider rondan los 76 FPS bajo DirectX 11 y los 120 FPS bajo DirectX 12 (130-145 FPS en GTX 1080 sobremesa), mientras que Total War Warhammer se mantiene en unos 71 FPS (100 FPS en GTX 1080 de sobremesa). De esta forma, queda patente que la potencia de dicha combinación de graficas no está del todo mal para la pantalla que se ofrece, pero personalmente me parece preferible bajar los filtros a nivel “alto” y poder jugar en 120 Hz o 2K, siempre que la pantalla lo permitirá.

msi-gt83vr-28

Un aspecto muy importante de un portátil gaming siempre son las temperaturas, las cuales van estrictamente unidas a la sonoridad de los ventiladores. MSI hace uso de su sistema de refrigeración Cooler Boost Titan para controlar el calor generado por el SLI y el procesador, alcanzando las gráficas los 90ºC – 80ºC y el procesador los 70ºC, siempre hablando a pleno rendimiento. Son temperaturas correctas y muy sostenibles, pero a cambio de una sonoridad elevada en torno a 57 dB. Es más, podemos configurar el modo Boost de los ventiladores y reducirlas, pero alcanzaremos también los 65 dB que ya sí que pueden ser audibles incluso con auriculares puestos.

Un aspecto que realmente nos ha sorprendido es el consumo eléctrico del equipo, pues alcanza los 490W de pico, aunque jugando se sitúa mas bien en torno a 400W de media. Así, parece obvia la necesidad de dos transformadores de 330W, pues si conectamos algún periférico extra pasaremos de 500W fácilmente.

Con dicho consumo, era de esperar que su autonomía fuese baja, pero es que ronda una hora y media con el hándicap de bajar el rendimiento del equipo una vez lo desconectamos de la corriente, pues nos inhabilita los modos de alto rendimiento desde el software Dragon Center. Esto puede ser bueno o malo según para quien, pero pretender alimentar desde una “simple batería” este equipo al completo es imposible, por lo que es una elección muy adecuada para al menos poder seguir jugando, con mucho menos rendimiento, o dedicándonos a tareas ofimáticas.

msi-gt83vr-software-01

Solo nos queda por tanto mostrar el software incluido con el MSI GT83VR, el cual se centra en la renovada aplicación Dragon Center, desde la que tenemos acceso a todas las aplicaciones/drivers desde la primera pestaña y a numerosas opciones desde el resto. A continuación, podemos ver las aplicaciones lanzadas desde la primera pestaña:

msi-gt83vr-software-02

msi-gt83vr-software-03 msi-gt83vr-software-03 msi-gt83vr-software-03

msi-gt83vr-software-04

msi-gt83vr-software-05

msi-gt83vr-software-06

Destacan sobre todo Nahimic 2, que permite configurar las opciones de sonido y optimizarlas para los altavoces del portátil o auriculares, y Killer Network Manager, la cual permite configurar el rendimiento de las tarjetas de red e incluso combinarlas.

msi-gt83vr-software-07

msi-gt83vr-software-08

msi-gt83vr-software-09

Mientras que el Monitor de sistema es bastante obvio y el Asistente para LED inútil en este equipo, Sintonizador del sistema nos activar uno de los 4 modos de rendimiento predefinidos, además de uno personalizado, y lo mismo para los ventiladores.

msi-gt83vr-software-10

msi-gt83vr-software-11

Un detalle interesante es que en el modo Turbo podemos realizar overclocking al procesador, subiéndolo hasta los 4.2 GHz, y a la gráfica, aumentando en 200 MHz el núcleo y 350 MHz las memorias. Sin embargo, en nuestras pruebas no hemos conseguido más que bloqueos en benchmarks o incluso reinicios, por lo que no termina de convencernos su funcionamiento.

msi-gt83vr-software-12

msi-gt83vr-software-13

Algo parecido podemos hacer con la velocidad de giro de los ventiladores, tanto con modos preestablecidos como con un modo manual que nos da control total sobre la sonoridad del equipo.

msi-gt83vr-software-14

Anotar por último que podemos configurar muchos de estos parámetros desde nuestro smartphone Android o iOS, opción para los que no pueden soltar sus dispositivos móviles ni delante del portátil.

msi-gt83vr-software-15

Seguir leyendo…

Artículos relacionados