Review: AMD Radeon R9 Fury X

AMD Radeon R9 Fury X

AMD Radeon R9 Fury X 05

Con unas dimensiones de 195 x 115 mm, la Fury X sorprende por ser una tarjeta gráfica de gama alta con un formato muy compacto, conceptos casi opuestos hasta el día de hoy. Para ello hace uso de un sistema de refrigeración líquida que saca de la propia tarjeta el radiador y el ventilador, aunque mantiene un formato de doble slot. Eso sí, podremos colocar una pegada a otra sin problema alguno, un detalle muy a tener en cuenta en configuraciones CrossFire, si alguien se atreve.

Otro detalle interesante, que ya comentamos en una noticia, es que AMD ha liberado el diseño 3D de la tapa de la tarjeta para que podamos imprimir en 3D nuestros propios modelos totalmente compatibles, aunque la incluida con acabado gomoso le queda fenomenal.

AMD Radeon R9 Fury X 06

En su lado externo, cuenta con una salida HDMI 1.4 y 3 salidas DisplayPort de forma que tenemos que recurrir a las segundas si queremos vídeo 4K @ 60 Hz, pues se requiere de HDMI 2.0 para que dicho conector lo soporte. Debemos anotar por tanto que no ofrece ninguna salida de vídeo analógica, ni con adaptador, por lo que si usamos un monitor VGA posiblemente ha llegado el momento de darle el cambio.

AMD Radeon R9 Fury X 07

AMD Radeon R9 Fury X 08

Mientras que en un lateral de la tarjeta solo encontramos el conector PCI Express 3.0 x16 para su conexión a la placa base, en el opuesto encontramos dos conectores de alimentación PCI Express de 8 pines que permiten tomar un máximo de 300W (+75W desde el propio slot), quedando el consumo oficial en 275 vatios. Destacar además el logotipo de AMD con iluminación LED y el interruptor que permite intercambiar entre las dos BIOS.

AMD Radeon R9 Fury X 09

AMD Radeon R9 Fury X 10

En el lado posterior de la tarjeta encontramos un backplate negro plagado de pegatinas y dejando libre una zona con dos interruptores y otra con 9 LEDs. Dichos LEDs nos indicaran la carga de trabajo de la GPU y podemos configurarlos en rojo o azul con los interruptores, así como apagarlos.

AMD Radeon R9 Fury X 11

Tras 40 centímetros de tubos y cables mallados encontramos el radiador de aletas de aluminio unido a un ventilador de 120 mm, por lo que fácilmente será compatible con cualquier chasis moderno.

AMD Radeon R9 Fury X 12

AMD Radeon R9 Fury X 13

El diseño y los acabados son sobrios y convencionales, pero parece tener buenas uniones y buen sellado.

AMD Radeon R9 Fury X 14

Retiramos el front-plate para comenzar el despiece de la Fury X y lo primero que llama la atención es la base/bomba firmada por Cooler Master, aunque personalizada para este modelo. Retiramos a continuación el back-plate para encontrarnos con un PCB oscuro en el que encontramos infinidad de componentes y una cruceta que sustenta la base en el frontal.

AMD Radeon R9 Fury X 15

AMD Radeon R9 Fury X 16

Tras retirar una gran cantidad de tornillos podemos extraer la base junto al disipador pasivo que la rodea. Nos sorprende la gran cantidad de pasta térmica que encontramos tanto sobre la base como sobre el propio chip gráfico, pero se hará más entendible cuando la retiremos de él.

AMD Radeon R9 Fury X 17

Es curioso ver cómo tras una sección de tubo, dispone de otra sección de tubería de cobre que se aplana para refrigerar el VRM.

AMD Radeon R9 Fury X 18

AMD Radeon R9 Fury X 19

Una vez retirada la pasta térmica podemos apreciar correctamente como el chip gráfico se ve rodeado de 4 pequeños chips que no son ni más ni menos que módulos de memoria. Antes de centrarnos en este aspecto debemos destacar la complejidad del VRM de esta tarjeta con 6 bobinas de gran tamaño e infinidad de componentes.

AMD Radeon R9 Fury X 20

Basada en el nuevo chip AMD Fiji PRO, la Radeon R9 Fury X cuenta con 4096 Shaders (256 TMUs, 32 ROPs), un 45% extra frente a la R9 390X, a una frecuencia de 1050 MHz. Está unida a 4 GB de memoria HBM a una frecuencia de 500 MHz a través de un bus de 4096 bits, algo que rompe completamente los esquemas de memoria vistos hasta la fecha. Podemos decir que no se ha visto un salto tan grande en lo que a memorias se refiere desde que en 2008 la misma AMD introdujera las memorias GDDR5, siendo ahora la pionera en dar el salto a la arquitectura HBM.

AMD Radeon R9 Fury X 20 Esquema

¿Pero que implican las memorias HBM? Básicamente estamos hablando de integrar junto al propio chip gráfico los módulos de memoria reduciendo su tamaño y sus latencias. Si a ello le añadimos un bus de datos 8 veces más grande que en los modelos con memoria GDDR5 más aventajados (512 bits frente a 4096 bits) conseguimos un ancho de banda extremadamente rápido incluso manteniendo las frecuencias de las memorias en “tan solo” 500 MHz, pues el bus depende tanto de la velocidad de estas como del número de bits que se transfieren de forma simultánea. En definitiva, logramos un ancho de banda de 512 GB/s frente a los 384 GB/s de la 390X, pero además reduciendo el voltaje de cada módulo de los 1.5V a 1.2V, por lo que ganamos eficiencia energética.

AMD Radeon R9 Fury X 21

AMD Radeon R9 Fury X 22

En las imágenes anterior podemos ver con detalle el interruptor que permite intercambiar entre la dos BIOS idénticas y los dos conectores de alimentación PCIe de 8 pines.

AMD Radeon R9 Fury X 23

AMD Radeon R9 Fury X 24

Destacar por último la compatibilidad con las APIs graficas DirectX 12 (12_0) y Vulkan, la API sustituta de OpenGL, así como con Mantle. Además, ofrece compatibilidad con tecnologías como FreeSync o Target Frame Rate o Super-Sampling.
Seguir leyendo...

Kioxia

Artículos relacionados