Probamos Ryse: Son of Rome para PC

Hoy os adelantamos lo que podréis ver el próximo 10 de octubre, este no es otro que uno de los juegos más laureados y gráficamente más avanzados que podemos encontrar en la Xbox One, hablamos del ya no tan exclusivo Ryse: Son of Rome, desarrollado por Crytek.

La compañía nos ha cedido una versión de prueba en la que pudimos jugar a dos misiones de forma parcial, hemos obviado cualquier tipo de intro para evitar generar los tan odiados spoilers.

Ryse Son of Rome (3)
¡Lo que ves, hijo mío! He jugado a Ryse: Son of Rome sin comprar la Xbox One, te dije que esperaras.

Lo primero que llama la atención del título tras su paso por la Xbox One es la calidad gráfica, pues, como podrás ver a continuación, el juego a una calidad gráfica baja luce realmente bien, existiendo pocas diferencias gráficas entre los saltos de calidad baja, media y alta, por lo que independientemente del equipo que tengas el resultado final será más que sobresaliente.

 

Llama muchísimo más la atención el mimo que le ha puesto la compañía en pulir el juego (optimización), pudiendo moverlo en mi caso con un Intel Core i7-4700MQ @ 2.40 GHz acompañado de 8 GB de RAM y una Nvidia GeForce GTX 780M con plena fluidez incluso a la vez que grababa los gameplay. Recordemos que los requisitos recomendados pasan por un Intel Core i5 o un AMD FX-6350 acompañado de 8 GB de RAM y una Nvidia GeForce GTX 660 Ti o AMD Radeon R7 260X, suficiente para moverlo a calidad alta.

Para que os hagáis una idea, a calidad baja el juego se mantuvo siempre por encima de los 50 FPS, a calidad media por encima de los 40 FPS, y a calidad máxima por encima de los obligatorios 30 FPS, nada mal considerando que un equipo de sobremesa de 650 euros es capaz de superar mi portátil en rendimiento.

Ryse Son of Rome (6)

Más allá de los gráficos, llama la atención el cuidado del doblaje (doblaje y traducción 100% al castellano) y la capturación de los movimientos y, hablando de su jugabilidad, sí, es el clásico “machacabotones” avanzando en un raíl, por lo que es un juego que agradecerá encarecidamente el uso de un gamepad para disfrutar más del juego.

El punto más negativo del juego es la falta de un amplio abanico de caras para nuestros rivales, ya que en numerosas ocasiones estaremos luchando “con la misma persona” de forma simultánea, por lo que parece una película de Matrix llena de clones y repetitiva. Respecto a su historia, poco que comentar, es excelente, y más para todos aquellos que le guste la historia que se esconde tras los ejércitos de Roma.

Y a la parte que importa, los vídeos. A continuación tenéis varios vídeos de una partida dividida en secciones a calidad baja, media y alta, aunque si las hubiéramos juntado todas seguro que muchos no hubierais notado la diferencia de calidad gráfica, algo que dice mucho.

 

 

 

En resumen

Ryse: Son of Rome no puede considerarse como un mero port, su calidad gráfica es digna de cualquier juego puntero en PC, llega muy bien optimizando (incluso estando en su fase de prueba y sin drivers optimizados) y a un precio no tan elevado de 39.99 euros, recordando que llega con todos los DLC’s vistos en la Xbox One y con un modo multijugador.

Artículos relacionados