Mini-Review: AMD Mantle

Durante este fin de semana se han desvelado por fin los primeros drivers AMD Catalyst en incluir la nueva API Mantle, los 14.1 Beta 1.6. Por ahora, solo podemos sacar beneficio de Mantle en el benchmark Star Swarm (disponible para Steam) y Battlefield 4, primer juego en usar dicha API y ser su conejillo de indias.

Nuestro equipo de pruebas está formado por:

  • Placa Base Asus Z77 Maximus V Extreme
  • Procesador Intel Core i5-2500K
  • Tarjeta Gráfica AMD Radeon R9 290
  • 2x4 GB DDR3 Corsair Vengeance Pro 2133 MHz
  • SSD Corsair Force 3 - 180 GB
  • Windows 7 64 bits
  • Drivers: AMD Catalyst 13.11 b9.5, 13.12 WHQL, 14.1 b1.6

review mantle 01 0

En primer lugar, hemos realizado pruebas con el benchmark Star Swarm, una simulación con miles de naves espaciales en miniatura que nos arroja unos sorprendentes resultados. Mantle rinde casi un 200% frente a DirectX, una cifra muy generosa tratándose de un simple cambio software. Hay que tener en cuenta que esta prueba está especialmente diseñada para sacar partido de Mantle, por lo que es lógico que DirectX rinda por debajo de lo esperado.

review mantle 02 1

Pasamos ahora a analizar el rendimiento de Battlefield 4 con los últimos drivers disponibles e igualmente nos encontramos con un generoso beneficio al usar Mantle, aunque ya no del 200%. Usar el driver 14.1 con DirectX o Mantle supone una diferencia de rendimiento del 10% a favor de Mantle, aunque cabe destacar que este último driver pierde un 3% respecto al 13.12 WHQL.

review mantle 03 2

Veamos más detalladamente la diferencia entre renderizar el juego usando DirectX o Mantle. Si bien la tasa media de imágenes por segundo se incrementa en un 10%, podemos ver como  en los máximos y mínimos también se comporta ligeramente mejor la API de AMD.

Visto así, todo parecen ventajas en usar Mantle en lugar de DirectX para jugar a Battlefield 4, pero la realidad es que Mantle aún está muy verde y usándolo es fácil que nos encontramos con los fatídicos mensajes de “Battlefield 4 dejó de funcionar.” o inestabilidad del equipo de forma generalizada. Si tienes la suerte de que en tu equipo funciona más o menos bien, te llevas un extra de rendimiento “por la cara”. Si por el contrario todo son problemas, solo te queda esperar a nuevas versiones del drivers que seguro no tardaran en llegar.

Artículos relacionados