El 20% de estrellas de la Vía Láctea alojan planetas en zona habitable

El telescopio espacial de la NASA, Kepler, ha completado con éxito su primera misión, determinar con aproximación la cantidad de planetas potencialmente habitables de nuestra galaxia. Gracias a los datos recogidos por Kepler, los astrónomos han determinado que en una de cada cinco estrellas de la Vía Láctea hay evidencia de exoplanetas del tamaño de la Tierra que las orbitan, recordando que la Vía Láctea tiene alrededor de 100.000 millones de estrellas.

Los detalles de la investigación fueron publicados en el número del 4 de noviembre de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, la cual se marca como el comienzo de una nueva era de la astronomía dado que las futuras misiones que sucederán a Kepler serán capaces de observar estos mundos lejanos con una mayor facilidad.

Galaxia NGC 5033

Sólo se califica de planeta posiblemente habitables aquellos extrasolares que orbiten en torno a sus estrellas dentro de la zona de habitabilidad, una región donde las temperaturas son óptimas para albergar el agua líquida, es por ello que no todos los planetas con un tamaño o masa de la Tierra son habitables, y no todos los planetas que orbitan en la zona habitable pueden albergar vida, ya sea por tener atmósferas muy densas o temperaturas muy elevadas que imposibilitarían la existencia de la vida.

Otros mundos “pueden tener superficies rocosas que podrían albergar agua líquida adecuada para los organismos vivos. No sabemos qué tipos de planetas y entornos son aptos para la vida", explica Geoffrey Marcy, profesor de Astronomía en UC Berkeley.

“[...] cuando miras a las miles de estrellas en el cielo nocturno, la estrella similar al Sol con un planeta como la Tierra que lo orbita en la zona habitable está probablemente a sólo 12 años luz de distancia y puede ser observada con el ojo desnudo. Eso es increíble”, dijo Erik Petigura, un estudiante graduado de la Universidad de California.

Exoplanetas semejante a la Tierra

El gran número de planetas similares a la Tierra descubiertos por Kepler facilitarán mucho las futuras misiones de exploración. Dada la abundancia de esos mundos en la Vía Láctea, los telescopios futuros seguramente encontrarán objetos de interés para estudiarlos durante períodos prolongados de tiempo.

La mayoría de los exoplanetas encontrados por Kepler y Keck orbitan estrellas de tipo K, que son más pequeñas y frías que el Sol. Sin embargo, el equipo sugiere que sus estimaciones pueden extrapolarse fácilmente a las estrellas G, que son similares al Sol. En consecuencia, el número de mundos habitables podría aumentar aún más en el futuro.

vía: Softpedia

Kioxia

Artículos relacionados