Review: Gelid The Black Edition

Hoy analizamos el disipador Gelid The Black Edition, un modelo presentado durante el pasado mes de enero y que ya tenemos el placer de tener entre nuestras manos. Con un diseño tipo torre de doble radiador, permite la instalación de hasta 3 ventiladores, de los cuales 2 vienen incluidos, y dispone de 7 heatpipes de cobre sobre una base del mismo material. Viene acompañado de la pasta térmica GC-Extreme de altísima calidad, por lo que incluye todo lo necesario para su instalación en cualquier socket actual de Intel y AMD.

Veamos las especificaciones técnicas del Gelid The Black Edition:

Embalaje y Accesorios

El disipador Gelid The Black Edition viene dentro de una caja de cartón que ofrece su fotografía en el frontal y especificaciones en el resto de lados. Incluye también algunas fotografías con detalles de sus heatpipes, ventiladores o la base de cobre.

 

En el interior, el disipador está protegido por dos gruesos marcos de poliespán, con los accesorios en una caja por separado.

El kit de montaje incluye un backplate para los sockets Intel y las guías para la fijación del disipador y la tornillería para tal fin. Se incluye además 3 juegos de clips para la instalación de los ventiladores, un duplicador de alimentación para ventiladores PWM de 4 pines, y una pequeña jeringuilla del compuesto térmico Gelid GD-Extreme.

Gelid The Black Edition

Una vez desembalado el Gelid The Black Edition, nos encontramos ante un disipador con un diseño de doble radiador en U. Con unas dimensiones de 109 x 126 x 160 mm, será posible instalarlo en la gran mayoría de torres del mercado, aunque ciertos modelos no serán compatible con su altura de 160 mm. El bloque en sí se muestra robusto y pesado, algo que sus 990 gramos (ventiladores incluidos) confirma.

 

En la vista lateral podemos apreciar como entre los dos bloques de aletas de aluminio dispone de espacio para la instalación de un ventilador con un grosor de 25 mm.

De la base de cobre parte 7 heatpipes con una configuración poco habitual: 3 heatpipes de 8 mm y 4 heatpipes de 6 mm de espesor. Los 3 con mayor diámetro, se configuran directamente sobre la base, mientras que los otros 4 lo hacen sobre estos. Como podemos ver en la siguiente imagen, Gelid pretende de esta forma repartir mejor el calor entre todos los heatpipes agrupándolos sobre el foco de calor.

 

El Gelid The Black Edition cuenta con dos ventiladores de 12 cm y distinto grosor. Ambos contando con rodamientos Hydro Dynamic, un cable de 350 mm y un tiempo de vida medio hasta fallos de 50.000 horas. Prueba de su larga vida son sus 5 años de garantía.

  • El Gelid Slim 12 PWM ofrece un marco de 120 x 120 mm con un grosor de tan solo 15.8 mm. Su velocidad de giro es de 750-1600 RPM (+/-10%), ofreciendo un flujo de aire de 52.4 CFM (89.1 CMH), una presión estática de 1.35 mmAq y un nivel de ruido de 25.4 dBA. Funciona a 12V y con una corriente de 0.2A.
  • El Gelid Silet 12 PWM ofrece un marco de 120 x 120 mm con un grosor tradicional de 25 mm. Su velocidad de giro es de 750-1500 RPM (+/-10%), ofreciendo un flujo de aire de 58 CFM (98.6 CMH), una presión estática de 1.6 mmAq y un nivel de ruido de 25.5 dBA. Funciona a 12V y con una corriente de 0.18A.

 

Una vez montado, el bloque alcanza los 990 gramos con unas medidas de 109 x 126 x 160 mm (largo, ancho, alto) y un diseño sobrio pero elegante.

Instalación

En nuestro caso, instalaremos el disipador sobre un procesador Intel LGA1155, por lo que situamos el backplate tras la placa y lo atornillamos fijándolo desde el lado frontal.

Hemos usado nuestro equipo habitual de pruebas:

  • Placa Base ASRock Z68 Pro 3
  • Procesador Intel Core i5-2500K
  • 4×2 GB DDR3 G.Skill @ 1600 MHz
  • Sistema Operativo Windows 7 64 bits

 

La instalación puede resultar costosa sin retirar la gráfica o con poco espacio en la zona superior de la placa, si bien se resume en atornillar a ambos lados de la base. Una vez instalado el bloque disipador, los ventiladores pueden ser instalados con facilidad gracias a los clips incluidos.

 

Aunque no es un disipador pequeño, mantendrá las distancias con las memorias RAM y prueba de ello es su compatibilidad con las G.Skill Ripjaws de un perfil medio-alto.

Pruebas

Hemos analizado la temperatura alcanzada por este disipador y comparado los resultados con otros disipadores que hemos analizado anteriormente, mostrando la diferencia de temperatura con respecto a la ambiental.

Bajo un overclock al procesador i5-2500 de 4.2 GHz, el Gelid The Black Edition marca una diferencia de 32ºC con respecto a la temperatura ambiente de 16ºc (48ºC). De esta forma, se sitúa en la gama alta de disipadores por aire codeándose con reputados modelos como el Noctua NH-D14.

Sin overclock, el The Black Edition se comporta igualmente bien, aunque el modelo anterior de Gelid, el GX-7 ofrecía unas temperaturas ligeramente inferiores.

En resumen, bajo una temperatura ambiente de 16ºC, las temperaturas alcanzadas son de 21/36/48 grados centígrados en estado de reposo, carga y overclock respectivamente.

Por el contrario, los ventiladores incluidos no son todo lo silenciosos que podríamos desear. El modelo Silent no lo es tanto como anuncia, aunque ninguno de los dos alcanza niveles demasiado molestos.

Conclusión

El disipador Gelid The Black Edition ofrece una excelente disipación que lo sitúa en la gama alta de disipadores por aire. Aunque su diseño no es demasiado llamativo, sus altas prestaciones lo compensan siempre que no tengamos en cuenta sus ventiladores algo ruidosos.

El Gelid The Black Edition sale a la venta por un precio oficial de 59 euros, por lo que se convierte en una excelente opción frente a los 70 euros de un Noctua NH-D14 siempre que, como ya hemos dicho, no busquemos un sistema muy silencioso.

Desde del El Chapuzas Informático le otorgamos el Galardón de Oro al disipador Gelid The Black Edition por su excelente relación rendimiento/precio solo empañada por unos ventiladores algo ruidosos.

Artículos relacionados

  • Cygni

    60 euros y temperaturas casi tan buenas como el noctua?
    Nada mal, si tuviera mejores ventiladores quizás hasta fuese un duro rival, o quizás muchos se vayan por este por cuestiones de estética… (y no los culparía)
    Aun así yo preferiría invertir un poco mas y comprar un sistema de enfriamiento liquido, nada personal, pero tener un disipador de casi un kilo colgando de mi placa base no me satisface mucho.
    Gran review, esperando el del corsair h110 😀