La NASA busca vender las antiguas instalaciones del Transbordador Espacial

La NASA, después de jubilar su último transbordador espacial, el cual, ya sólo es posible de ver en museos del aire y del espacio, ha anunciado que necesita deshacerse de todos los restos, los cuales se conforman de una pista de aterrizaje de 4572 metros (4.57 Km), una plataforma de lanzamiento masiva, numerosas estructuras y cientos de acres de tierras públicas que necesitan ser vendidas o arrendadas.

Kennedy Space Center

El transbordador espacial completó su última misión hace poco más de un año, y la Kennedy Space Center en Florida cuenta con millones de euros en maquinaria antigua, materiales, equipo y todo tipo de parafernalia respecto al transbordador espacial que deben ser vendidos o desechados además de los numerosos edificios que se asientan en dichas propiedades que no se pueden mantener más con los recortes de financiación que ha recibido la agencia espacial, recortes que podrían alcanzar a la ISS (Estación Espacial Internacional) a finales de este año.

Kennedy Space Center (1)

La NASA espera que las compañías privadas que compren sus activos sigan centrándose en la exploración del espacio junto con la investigación y desarrollo de este ya, que por ahora, el sector privado es el único pulmón que queda para seguir soñando con viajar a otros planetas.

La primera empresa privada que ha aprovechado de las "rebajas" de la NASA es la compañía Boeing, la cual comenzará a utilizar una de las instalaciones de procesamiento del orbitador para desarrollar su nave de transporte CST-100 Space Transport, la cual permitirá transportar hasta siete astronautas a la Estación Espacial Internacional en el futuro.

Kennedy Space Center (2)

vía: Vr-Zone

Artículos relacionados