El nuevo MacBook Pro Retina podría ser el portátil más difícil de reparar

El nuevo buque insignia de Apple, el MacBook Pro Retine Display podría pasar a ser el portátil más difícil de reparar. Según fuentes, el portátil es extremadamente difícil de abrir y de retirar los elementos, por lo que será muy complicado de reparar por los usuarios, incluso los más avanzados.

El primer escollo a salvar son los tornillos utilizados, similares a los que presentan los iPhone, que requieren un destornillador especial y poco habitual. Una vez consigamos abrirlo no encontraremos que la pantalla retina esta única al armazón, la memoria RAM soldada a la placa base y el SSD tiene un formato propietario que por ahora solo Apple fabrica.  Por si esto os parece poco, las baterías cubren el cable del trackpad y poniéndolo en peligro al retirarlas.

Para muchos usuarios esto no tendrá ninguna influencia ya que en caso de avería acuden al servicio técnico, pero para usuarios avanzados o tientas informáticas con servicio técnico propio será un verdadero problema que seguramente acabe en mandarlo a fabrica y vaciar la cartera.

vía: SlashGear

Artículos relacionados