Review: LC-Power Gaming 971B – Infiltrator

La LC Power Gaming 971B – Infiltrator se trata de un chasis Full-Tower, perfecto para albergar cualquier tipo de hardware de gama alta sin limitaciones. Algunas de las características de este chasis son: plena compatibilidad con placas ATX, Micro-ATX, y E-ATX, cinco bahías de 5.25 pulgadas, ocho de 3.25 pulgadas (libres de herramientas), conectividad USB 3.0, dos módulos que permiten la instalación de hasta ocho SSD’s… Comenzamos.

LC Power Gaming 971B – Infiltrator

Empezamos como es habitual con el embalaje, una caja enorme donde nos encontramos la cara como de un cybor (con dudosa pechonalidad), con la imagen de la torre y algunas características como que incluye un puerto USB 3.0, cuatro USB 2.0, conexiones de audio, soporte de gráficas de hasta 34 centímetros de longitud, preparada para la refrigeración líquida, capaz de albergar hasta seis ventiladores de 120mm y con la totalidad de sus bahías libres de herramientas para su montaje. En la parte trasera podemos ver más imágenes de la torre.

Una vez al descubierto, nos encontramos con un chasis completamente de color negro salvo por sus laterales y los toques cromados del frontal, algo que le da un diseño más atractivo. La ventana lateral izquierda se encuentra perforado para mejorar el flujo del aire, además de incluir el nombre “Infiltrator” que también se replica en el lado derecho de la torre pero con un panel totalmente liso sin perforaciones.

En la parte superior se encuentran perforaciones a ambos lados (provistos de filtros antipolvo), ya que en la parte superior del chasis podremos añadir hasta tres ventiladores extras para mejorar la extracción de aire caliente, algo que profundizaré más adelante.

En la parte trasera nos encontramos con algo que rompe la estética final, el puerto USB 3.0 del frontal se debe conectar directamente al puerto USB 3.0 de la placa base, una forma rápida de romper la estética. De cuatro orificios perforados para pasar la tubería de la refrigeración líquida, podremos usar tres, se puede añadir un ventilador de 120mm para extraer el aire y la fuente de alimentación se aloja en el inferior de la torre.

En la parte superior frontal nos encontramos los cuatro puertos USB 2.0, las conexiones de audio, un puerto USB 3.0, el botón de Power, Reset y el LED de carga. El botón de Reset es incómodo, ya que su tope es muy bajo y tenemos que estar metiendo la puntilla del dedo para intentar hacer efectivo el reinicio.

En la parte superior trasera nos topamos con un botón, que sirve para quitar la tapa superior del chasis para ayudar a la instalación de los tres ventiladores de 120mm.

Para ver su interior hay que retirar el panel lateral, el cual por dentro está recubierta con una espuma especial que ayuda a reducir los ruidos que genera el chasis, consiguiendo que sea más silenciosa.

Con un vistazo rápido al chasis en su interior, nos encontramos con un total de once bahías libres de herramientas, una barrera de plástico que evita que el calor generado por la gráfica sea absorbido por el disipador de la CPU, hasta nueve aberturas para un perfecto gestionado del cableado, hasta siete ranuras de expansión, y un filtro antipolvo para la fuente de alimentación, el cual se puede retirar para proceder a su limpieza, no lo veo bien ubicado, ya que para limpiarlo deberíamos retirar la fuente de alimentación, últimamente son más las cajas que incluyen el filtro por debajo del chasis, algo que hace más fácil y rápida su limpieza.

Volvemos con la bahías, pero ahora centrándonos en ellas. El sistema de anclajes es muy fácil y eficiente, simplemente tendremos que empujar la palanca hacia la derecha para evitar que el dispositivo se quede fijo, o hacia la izquierda para dejarlo libre y proceder a instalarlo o retirarlo.

La LC Power Gaming 971B – Infiltrator incluye dos módulos que ocupan cada uno tres bahías de 3.25″, estos módulos en su interior nos dejará albergar un total de hasta ocho SSD’s/HDD’s de 2.5″. Los cuales se pueden retirar con facilidad en caso de que necesitemos más espacio para albergar discos duros de 3.5″.

Cada módulo puede alojar un ventilador de 120mm, ventilador que absorberá aire fresco por el frontal metal mesh del chasis provisto de filtros anti polvo consiguiendo rebajar la temperatura de los discos duros o permitiendo aumentar el caudal de aire dentro del chasis.

En las siguientes imágenes podemos ver el chasis con ausencia de luz, destacando en ella los efectos cromados del frontal. También se ha retirado el frontal para poder observar su acabado, además de poder observar todos los filtros que dispone en el frontal.

En la parte inferior del chasis nos encontramos con cuatro patas, las cuales tienen hasta cuatro ángulos distintos, consiguiendo colocar las patas hasta un angulo de 45º. Todas estas absorben posibles vibraciones evitando cualquier tipo de sonido.

Por último los accesorios, el manual, bridas, dos sujeciones para para soportar gran peso del cableado, tornillos y altavoz.

Conclusión

La gran pega que tiene es lógica, no hay ventiladores. Dentro de la gama de chasis Full-Tower es de las más económicas que existe en el mercado. Gracias a tu tamaño, dentro del chasis contamos con una gran masa de aire con la que poder trabajar, las temperaturas serán eficientes, pero claro, con algunos ventiladores extras, este proceso se acelera, con la consecuente mejora en las temperaturas.

Otra pega es el cable USB 3.0 para el puerto frontal, ya se podría conectar mediante el header (directo a la placa base) y no conectarlo por la parte trasera de la placa, perdiendo así un agujero para pasar tubería para refrigeración líquida además de la consecuente perdida estética.

Gracias al precio de la LC-Power Gaming 971B – Infiltrator (89.90 euros en TwisterPC) aun podríamos comprar un par de ventiladores y aún así seguiríamos delante de un chasis económico (para el tamaño que ofrece). Lo idóneo serían 2 o 3 ventiladores, situando uno de estos en el frontal absorbiendo aire y otro en la parte trasera o superior expulsando el aire caliente.

Las patas dotan de una gran estabilidad y silencio al chasis, la tecnología de anclaje utilizadas en las bahías son las mejores que he podido probar hasta la fecha en todas las torres que he recibido. El chasis dispone de grandes opciones de refrigeración, permitiendo hasta 6 ventiladores en total y una gran cantidad de bahías, que nos permite instalar hasta 13 dispositivos de almacenamiento. Se le suma alojar cualquier tipo de gráfica, refrigeración por aire o agua, consiguiendo así un gran margen de expansión.

Agradecer a TwisterPC por la cesión de la LC-Power Gaming 971B – Infiltrator para su review.

  • Aarón Marcos

    Tiene una pinta estupenda.

  • david

    si está cojonuda esta caja,muy grande como las que a mi me gustan y el precio está bien,mas no se puede pedir

  • david
  • david

    cada vez que la veo me quedo mas flipao con esta caja,me la compro fijo