Minerales raros ¿El inicio de nuevos conflictos?

Ya son 17 los elementos de minerales raros o tierras raras que últimamente se están volviendo muy importantes en el desarrollo de los últimos productos de alta tecnología, tantas horas estudiando la tabla periódica de los elementos, y a día de hoy nos encontramos con una cada vez más grande sección de estos elementos ignorados que se encuentra en todas partes.

 

Entre estos tenemos el lantano, samario, y neodimio, elementos vitales en cualquier tablet, televisor, auriculares, vehículos híbridos, sistemas de defensa, e incluso en aviones de combate.

A día de hoy, China proporciona el 97% de estos elementos, cosa que irrita a Estados Unidos por la consecuencia económica y de seguridad que conlleva. Solo en un año, el precio de estos minerales ha subido un 1.000%, lo que ha generado que en Estados Unidos se vuelva a intentar la extracción minera ya que saldría rentable a día hoy.

Esta extracción minera se sitúa en el desierto de Mojave, ahí es donde se haya la única mina de minerales raros que se conozca en Estados Unidos, y ahora comienza una carrera para extraerlos y satisfacer la demanda recuperando las grandes perdidas de hace 10 años, cuando los chinos llegaron con una avalancha de minerales raros baratos haciendo imposible ganar beneficios.

Desierto Mojave e1312233102199 0

China crece alarmantemente, lo que podría significar que el país está consumiendo más de sus propios minerales raros, lo que ha llevado a una caída en la cantidad disponible para la exportación.

"Es una cuestión de seguridad estrictamente en el sentido de que estos minerales son utilizados en componentes militares esenciales por sus propiedades, y no hay sustitutos", dice Christine Parthemore.

"Si suben los precios o hay una escasez real de la oferta, pueden elevar los precios a largo plazo en las adquisiciones militares -o puede significar que haya partes que no podamos volver a fabricar en los Estados Unidos".

Ello aumenta la necesidad de una industria para extraer el mineral y procesar los materiales.

"Los elementos están todos mezclados en el material que extraemos", dice Jim Sims.

"Nosotros los convertimos en un líquido, y dejamos que estos elementos se asienten en óxidos que son como polvos", añade.

Dentro de un almacén en la mina hay docenas de enormes sacos blancos, cada uno con un peso de una tonelada y un valor de US$200.000 dólares.

"Aquellos polvos se convierten en metales como imanes o son usados en sus formas de óxido para una variedad de aplicaciones en una variedad de sustancias diferentes", explica Sims.

Vía: Educacioncontracorriente

Artículos relacionados