Review: Shuttle XPC Barebone SZ68R5

Desde la taiwanesa Shuttle nos llega su barebone XPC SZ68R5 que, como su nombre indica, combina un chipset Z68 con el chasis R5 para crear un Mini-PC capaz de albergar los procesadores más potentes de Intel. Gracias al socket LGA1155 podremos instalar los más actuales procesadores Intel del mercado (Ivy Bridge incluidos), mientras que sus cuatro zócalos para memoria DDR3 permiten hasta 32 GB en doble canal. Por si esto fuera poco, incluye una fuente de alimentación de 500W con certificación 80 Plus Bronce, mostrando la calidad del producto.

Veamos las especificaciones técnicas de este interesante barebone:

Una vez vistas sus especificaciones, pasemos a ver de primera mano el barebone SZ68R5.

Embalaje

Por desgracia, durante el viaje de la sede en Alemania hasta nosotros el paquete se ha mojado en una esquina y debemos omitir las fotos del exterior. Afortunadamente, no ha sufrido el más mínimo daño gracias al grosor y calidad del cartón empleado. Por lo tanto, pasamos a ver como viene protegido el barebone:

Exterior

Una vez retiramos el polietileno y el envoltorio, podemos observar con todo detalle el esplendido barebone que Shuttle nos presenta:

Con unas dimensiones de 21.6 cm de ancho, 19.8 cm de alto y 33.2 cm de profundidad, el Shuttle XPC SZ68R5 presenta un aspecto compacto y robusto, con acabados en materiales de alta calidad.

Su frontal incorpora una bahía de 5.25” para una unidad óptica y una de 3.5” perfecta para un lector de tarjetas. Bajo esta, dispone del botón/LED de encendido y el LED del HDD. Queremos destacar que no dispone de botón de reset, cada vez menos necesario para la mayoría de los usuarios.

En la parte inferior del frontal podemos ver dos puertos USB 3.0, dos puertos USB 2.0 y los conectores de auriculares y micrófono.

Giramos el barebone y nos encontramos con un panel trasero compacto, pero no por ello menos completo que el de los PCs de mayor envergadura.

En la esquina inferior izquierda encontramos los conectores de vídeo, en este caso un HDMI y un DVI. A su lado, el puerto eSATA, 2 puertos USB 2.0, 2 puertos USB 3.0, el puerto RJ45 para la red, otros dos USB 2.0, un botón para resetear la BIOS y los 5 conectores habituales de audio HD (el naranja digital).

Junto a los conectores, los dos slots de expansión que pueden ser usados para una gráfica sencilla y otra tarjeta PCIe x1 o por una gráfica de mayor tamaño y potencia que haga uso de ambos slots.

Destacar que tanto la torre como el ventilador interno pueden desmontarse sin herramientas gracias a los tornillos manuales que incorporan.

Interior

Una vez vista la parte externa, pasamos a abrir la caja y contemplar su interior:

Nos encontramos con una placa base situada en posición horizontal (algo predecible al ver la trasera de la caja y su tamaño) y bastante espacio libre para tratarse de un sistema tan compacto.

Visto desde el lado opuesto, el barebone nos ofrece su fuente de alimentación con formato propio para adaptarse a las medidas disponibles.

Desde arriba podemos observar el modulo desmontable donde instalar las unidades de almacenamiento y, al igual que en fotos anteriores, una diminuta base refrigeradora comunica con el resto del disipador mediante 3 heatpipes acabados en níquel. Pasemos a desmontar este especial sistema de refrigeración para observarlo mejor:

Una vez desmontado, podemos ver el socket LGA1155 y tapado por otro refrigerador pasivo, el chipset Z68. Esta combinación hace que el SZ68R5 sea uno de los barebones que mayor potencia puede albergar, capaz de soportar incluso el Intel Core i7-3770K, buque insignia para este socket.

Sus 4 zócalos de memoria vienen coloreados de amarillo y naranja, colores que rara vez se ven ya en placas actuales. Permiten instalar hasta 32 GB de memoria DDR3 a 1333 MHz de forma certificada, aunque podemos instalar unas de mayor velocidad sin problemas. También podemos observar que la placa se alimenta mediante un conector ATX de 20 pines y no de 24 como suele ser habitual en las placas actuales, al igual que utiliza solo 4 de los 8 pines disponibles al otro lado de la memoria.

En el lado opuesto podemos observar los dos slots de expansión traseros disponibles: un PCIe x16 2.0 y un PCIe x1. El primero nos permite instalar gráficas incluso de gran tamaño ya que el barebone dispone de un hueco de 30 x 12 centímetros para ella. Aun así, no recomendamos instalar gráficas tan grandes porque pueden generar demasiado calor en el interior del barebone, aunque gráficas de gama media son excelentes incluso ocupando ambos slots.

A la izquierda de ambos slots tenemos los conectores de audio y USB 2.0 del frontal, algo que en este caso no tendremos ni que tocar al venir ya montados. Además se pueden ver a la derecha los dos conectores SATA 6.0 Gbps a la espera de que conectemos las correspondientes unidades.

A su lado encontramos los slots mini-PCIe x1 y mSATA permitiendo una mayor expansión si así lo necesitamos. El mini-PCIe es perfecto para una tarjeta wifi de portátil, mientras que el mSATA lo es para un mini-SSD usado como cache mediante la tecnología Intel Smart Response.

Sobre estos nos encontramos los conectores USB 3.0, siendo uno ya usado en el frontal. A la derecha, dos conectores para unidades SATA 3.0 Gbps y la placa donde van soldados todos los conectores frontales.

Giramos la placa y vemos como un disipador mantiene a raya las temperaturas de las fases de VRM y a su lado tenemos otro conector USB 2.0.

Un detalle de agradecer es que la bahía de 5.25” dispone de un botón regulable para ajustarlo perfectamente a la situación del botón de la unidad óptica que instalemos.

Pasemos hora a ver en detalle los componentes que antes desmontamos, empezando por el refrigerador:

Como podemos observar, se compone de una base de níquel que comunica con el bloque de aletas de aluminio mediante 3 heatpipes. Su anclaje es como el de cualquier disipador oficial de Intel, por lo que no resultara complicado incluso en el reducido espacio.

 

 

Por otro lado vemos el ventilador recubierto de una carcasa de aluminio. Se trata de un ADDA AD0912UX-A7BGL de 92 mm con Active Airflow para disminuir el ruido.

La fuente de alimentación presenta un peculiar diseño alargado, lo que no quita que  entregue 500W de potencia y este certificada como 80 Plus Bronce. Con esta fuente podemos instalar un potente procesador junto a una buena gráfica y no temer a quedarnos sin potencia. Dispone de dos conectores Molex, 4 SATA, 1 PCIe de 6 pines y otro PCIe de 6+2 pines.

Accesorios

El barebone SZ68R5 dispone de manuales en varios idiomas, aunque no en español, un disco de drivers, dos cables SATA 3.0 Gbps, algunos tornillos para las unidades de almacenamiento, pasta térmica para instalar el procesador, cable de alimentación y un protector para el socket por si retiramos el procesador en un futuro.

Pruebas

Hemos realizado algunas pruebas de estabilidad y temperatura instalando un Intel i5-2500K y 8GB de RAM a 1600 MHz.  Al tratarse de un equipo que habitualmente se utiliza junto a un televisor o en una oficina, no hemos realizado test sintéticos o de juegos ya que no serán de gran utilidad. La placa utiliza un chipset Z68 y dependerá del procesador y gráfica que instalemos el rendimiento máximo que podemos conseguir.

El sistema de refrigeración se ha comportado muy bien al lidiar con el i5-2500K, quedándose por debajo de los 70º C a máxima carga y por debajo de 40º en reposo.

Conclusión

El barebone Shuttle SZ68R5 tiene un exterior bastante sencillo, pero es un buen aliado de cualquier televisor en el salón de nuestras casas. El chipset Z68 asegura que junto a un procesador y una gráfica de gama media tengamos un rendimiento excelente en la reproducción de contenidos Full HD. Destacamos que Shuttle ya dispone de barebones con chipset Z77 mejor preparados para la última hornada de procesadores Intel Ivy Bridge, pero este modelo también los soporta simplemente actualizando la BIOS. Gracias a dicha actualización de la BIOS la gráfica integrada de un procesador Ivy Bridge nos hará ahorrar en una gráfica dedicada para ver contenido en alta definición.

Podemos encontrarlo por un precio de entre 335 y 350 euros, pero recordad que compramos a la vez una pequeña caja, una placa muy completa, una fuente de alimentación de 500W y certificación 80+ Bronce y un disipador muy funcional. Gracias a todo esto, desde El Chapuzas informático le otorgamos el galardón de oro:

TuentiFacebookMeneameWhatsAppRedes Sociales

Noticias Relacionadas


  • Rodolfo

    Interesante opción a tener en cuenta…

  • MrDucktape

    Interesante opción. Sigo sin entender, sin embargo, porque Shuttle no se decanta por socket FM1 para alguno de sus modelos, desde mi punto de vista, el socket ideal para el tipo de tareas que puede realizar uno de estos equipos.

    Un saludo

    • http://elchapuzasinformatico.com/ Iván Martínez

      Pues tienes toda la razón. Algún convenio/financiación tendrá con Intel porque es extraño que no utilice APUs para estos equipos…

      Eso si, lo que veo es que hoy en día este tipo de equipos deberían ser mucho más compactos. Usando dvd/hdd/ssd de 2.5″ y placas mini-itx si que los veo muy pero que muy interesantes.

      • Rodolfo

        Pues que pueda llevar core i5, sobre todo si es ivy es (desde mi punto de vista) una opción mucho mas interesante. No sé que tal rendirán la serie para shocket FM1, pero creo que AMD aun debe apretar un poco mas los tornillos a sus procesadores…

        • http://elchapuzasinformatico.com/ Iván Martínez

          Con una APU de AMD tenemos un rendimiento decente, muy superior al de un i5 sin gráfica dedicada. De esta forma nos ahorramos comprar también una gráfica si nuestra intención es usarlo junto a la tele como centro multimedia.

  • MACKLAU

    En estos momentos estoy buscando uno de estos equipos,así que gracias por los diferentes modelos que he visto y por el análisis de éste